Un cargador no oficial provoca otra muerte con un iPhone 4S

Un cargador no oficial provoca otra muerte con un iPhone 4S

Lucas Cruz

Llega desde Tailandia una trágica noticia que por desgracia no es la primera vez que ocurre. Una persona fallece a causa de la descarga eléctrica producida por un smartphone. Esta vez, el hombre de 28 años, que según fuentes policiales, se encontraba hablando por teléfono con su iPhone 4S mientras el teléfono se cargaba.

Lo peor es que no es un caso aislado y existen varios precedentes, todos relacionados con dispositivos de la marca de la manzana. En pasado mes de julio una mujer de nacionalidad china, fallecía a los 23 años de edad en circunstancias similares. En ese caso el terminal utilizado era el iPhone 5.

Ya en su momento, tras la muerte de Ma Ai Lun, Apple emitió un comunicado expresando sus condolencias a la familia sobre el desafortunado incidente y se comprometió a investigar las causas del incidente a fondo. Los casos se han seguido sucediendo. Wu Jiantong moría el pasado julio, víctima nuevamente de una descarga por parte de su iPhone mientras se estaba cargando. Lo que suponía una segunda víctima en menos de un mes en China.

Casos, afortunadamente menos dramáticos, como el de una joven de 20 años, australiana, que sufrió, también el julio pasado, una fuerte descarga a través de su iPhone, teniendo que ser hospitalizada. Daily Mail se hacía eco de este suceso ocurrido en Sydney. Informaba en la noticia que los propios servicios de emergencias hablaban de cientos de llamadas para atender casos similares. El Daily Telegraph de Sydney especificaba en sus páginas que las ambulancias de, únicamente el sur de Nueva Gales habían atendido 232 llamadas de emergencia sólo en los seis primeros meses del año.

iPhone 4S electrocutado

El problema está en los cargadores. Si hay un factor común en todos los casos, ese es que los afectados cargaban su dispositivo de Apple con cargadores de terceros, es decir, no utilizaban el cargador oficial de Apple. Las investigaciones llevadas a cabo tras los primeros casos por parte de la compañía estadounidense, llegaron a la conclusión que ésta era la causa que provocaba las descargas y que en ningún caso tenía algo que ver el terminal. Incluso lanzó un programa de cambio de cargadores en el que descontaban parte del precio del original al llevar un cargador de terceros.

Las recomendaciones de Apple son claras: “La seguridad de nuestros clientes es muy importante para nosotros y hemos todos los productos de Apple diseñado cuidadosamente para cumplir con los estándares de seguridad gubernamentales. Recomendamos a nuestros clientes sólo compren nuestros productos de Apple o distribuidores autorizados de Apple” aclaraba la nota informativa lanzada por la compañía.

Lo cierto es que utilizar material no oficial supone siempre un riesgo. Normalmente este riesgo queda en la posibilidad de causar desperfectos a nuestro terminal, u ocasionar un corte de luz, pero el riesgo que parece, tiene el uso de estos cargadores no oficiales de Apple, va más allá. Lo barato suele salir caro, y en materia de tecnología, más aún. Y ya que parece difícil por parte de la empresa prever estos sucesos, ante la multitud de réplicas diferentes que existen y la multitud de imperfecciones que pueden tener, sería conveniente que los usuarios tomasen medidas, y siguieran las recomendaciones de Apple, para no tener que lamentar más víctimas.