¿Bajará el precio de la fibra óptica en 2014?

¿Bajará el precio de la fibra óptica en 2014?

Redacción

La llegada de nuevos operadores al mercado de la fibra óptica podría traer novedades muy interesantes para los usuarios españoles en los próximos meses. Por ahora es Movistar quien acapara la mayor parte de las conexiones FTTH de nuestro país, pero la irrupción de Jazztel, Vodafone y Orange apretará este sector.

Aunque las conexiones de fibra óptica han experimentado un fuerte crecimiento en España en los últimos dos años, su cuota de mercado es aún muy baja si la comparamos con el ADSL. Movistar fue el primer operador en comprometerse a un despliegue sólido a nivel nacional y para finales de este año se estima que su cobertura alcanzará 3,8 millones de hogares repartidos fundamentalmente en ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia.

En total, según los datos de la CNMC, el número de conexiones FTTH contratadas en la actualidad ronda el medio millón, pero se espera que la cifra no deje de crecer en los próximos meses. Esto no se deberá únicamente a que la compañía presidida por César Alierta seguirá ampliando su cobertura. La entrada de nuevos competidores en este segmento es vista como clave no solo para que un mayor número de hogares accedan a estas líneas, sino que también es vista con buenos ojos para de cara a que exista una mayor competencia.

Tras el acuerdo firmado por Jazztel con la propia Movistar, el operador alternativo ha sido el primero en dar a conocer su oferta de fibra de 100 megas. La compañía ha apostado por dos modalidades que incluyen línea móvil y que están fijadas en 43 y 53 euros respectivamente (esta última con llamadas ilimitadas desde el móvil a destinos nacionales y 1 GB de datos).

Como vemos, aunque se trata de su aliado, el operador alternativo pretende atacar al líder de este mercado con un precio algo más económico que el que ofrece en su modalidad Fusión. La oferta convergente más económica de Movistar está fijada en 49,90 euros, mientras que la opción con llamadas móviles sin límite asciende a 59,90 euros mensuales. De este modo, el precio de Jazztel es más agresivo, aunque por ahora su cobertura está muy limitada.

Pero si queremos vivir un episodio de verdadera guerra en torno a la fibra tendremos que esperar a 2014. Es de esperar que con la irrupción de Vodafone y Orange en este negocio se endurezca la competencia y alguna de las compañías apueste fuerte por un precio muy reducido en pos de ganarse a los usuarios que actualmente tienen contratada su línea de fibra con el operador histórico.

En ambos casos, aunque Orange ya tiene experiencia en fibra en España desde hace unos años en zonas muy puntuales, la cobertura inicial se extenderá por 13 ciudades (Madrid, Barcelona, Vigo, Valladolid, Zaragoza, Hospitalet, Badalona, Alcorcón, Valencia, Alicante, Córdoba, Sevilla, y Málaga). Alrededor de 1 millón de hogares tendrán acceso a unas conexiones que se anunciarán dentro de poco tiempo.

¿Habrá guerra de precios de fibra óptica?

Cabe preguntarse hasta qué punto las compañías inmersas en este sector empezarán a lanzar ofertas dentro del segmento de la alta velocidad. A priori Movistar es el operador que más poder y margen de maniobra tendría para rebajar el precio de sus conexiones, pero en los últimos años no se ha destacado por ser la primera en mover ficha en esta dirección.

De este modo, sí podemos esperar rebajas puntuales pero costaría creer que con la elevada inversión que suponen las nuevas redes, los operadores se lancen a tirar el precio de la fibra de inicio. Prevemos que los movimientos irán encaminados al planteamiento que mostró Jazztel hace un mes: servicios empaquetados algo más económicos que los del líder del mercado.

No obstante, tampoco se puede descartar que ante el empuje de otros operadores de alta velocidad como los de cable (Ono y los regionales), alguno de los operadores alternativos opten por una oferta que incluya conexión, cuota de línea y servicio móvil por debajo de los 40 euros (más IVA). En unos meses tendremos la respuesta y sabremos si España se encamina a la situación que se vive en otros países como Francia, donde conexiones de hasta 1 Gbps se ofertan por apenas 10 euros al mes.