La inteligencia artificial detecta el cáncer de mama con un 99% de precisión

La inteligencia artificial detecta el cáncer de mama con un 99% de precisión

Carlos González

La inteligencia artificial es una de las varias tecnologías en auge en los últimos años –en parte, gracias al teléfono inteligente-. Sus posibilidades no son pocas, y a ellas hay que sumar la detección del cáncer. Eso es lo que indican desde Google. Investigadores de la compañía de Mountain View han estado trabajando en una herramienta de deep learning que puede detectar el cáncer de mama en estado avanzado con una mayor precisión que los sistemas de la medicina actual. Hablan de un 99% de precisión, con las condiciones adecuadas.

Investigadores de Google han estado trabajando en un algoritmo que es capaz de reconocer características típicas de un tumor gracias a dos conjuntos de radiografías patológicas. Según la información que han publicado al respecto, bajo una amplia variedad de condiciones el sistema de inteligencia artificial es capaz de detectar metástasis. El resultado de la investigación ha dado que, con un 99% de precisión, esta tecnología de inteligencia artificial puede distinguir entre radiografías en las que se muestra un tumor canceroso y en las que no. Y aseguran que este nivel de detección se consigue incluso cuando existe una metástasis tan pequeña que, para una revisión humana, podría pasar por alto.

Diagnósticos más fiables y rápidos gracias a la inteligencia artificial entrenada para detectar el cáncer de mama

Por el momento, el proyecto se ha desarrollado con intención de usar la inteligencia artificial como ‘asistencia’ en los procedimientos tradicionales. Se realizaron diagnósticos simulados, y en ellos la inteligencia artificial ayudó a reducir notablemente la carga de trabajo. No solo permitió que se redujera la tasa de metástasis no detectadas, sino que además redujo el tiempo de un minuto y medio a un minuto, para tener un veredicto en la evaluación de las radiografías. El mayor problema está en que su aplicación se reduce a la etapa tardía, donde ya no existe una solución conocida.

Pero según el equipo de investigación detrás de esta tecnología de inteligencia artificial, no sería complicado adaptar el sistema para la identificación de otros tumores en procesos de diagnóstico. El tiempo que permite ahorrar, y la fiabilidad adicional que puede garantizar esta tecnología en el diagnóstico, ya son por sí solos buenos avances para la medicina. Pero es un proyecto que tiene que seguir desarrollándose.