Estas son algunas de las tácticas que usan las empresas tecnológicas para manipularnos

Software

Cuando hablamos de tecnología, como en otros muchos sectores, en ocasiones da la impresión de que estamos siendo incitados a aceptar algo que en realidad no deseamos o no necesitamos en ese momento, en muchas ocasiones por los llamados “patrones oscuros” que utilizan muchas firmas para ello.

Estos patrones son diseñados deliberadamente para que hagamos lo que una compañía quiere, como las tácticas empleadas por algunos diseñadores de sitios web que quieren que hagamos algo en concreto como suscribirnos a un boletín de noticias o evitar que nos demos de baja del mismo si ya estamos suscritos. Así se emplean tácticas disuasorias poco éticas para hacernos sentir como malas personas si nos damos de baja, o se utilizan tonalidades específicas, por ejemplo de texto gris pequeño sobre un fondo blanco para que esos botones que no quieren que usemos, sean difíciles de ver.

Todo esto está hecho a propósito, como las ventanas emergentes para que introduzcamos nuestra dirección de correo electrónico para las suscripciones casi sin que nos demos cuenta. En otras ocasiones hacemos clic en un botón con la intención de hacer una cosa, pero realizamos la contraria, como lo que en su momento hizo Microsoft en los inicios de Windows 10.

Como recordaréis, la firma con sede en Redmond empleó este truco cuando estaba intentando que todos migrásemos al nuevo sistema operativo, ya que en ese instante ofrecieron dos botones en Windows 7, uno para actualizar ahora, y otro para actualizar por la noche, algo que seguro confundió a muchos usuarios que aún no querían realizar la migración. Así, como se supo después, mucha gente terminó instalando accidentalmente Windows 10, táctica que fue duramente criticada, por lo que Microsoft terminó retirándola.

Las empresas tecnológicas emplean diversos patrones para confundirnos

Otro sistema empleado es el que realizó el servicio MoviePass, ya que para no perder clientes, cuando los usuarios suscritos pensaban que habían borrado su cuenta, después se dieron cuenta de que accidentalmente habían optado por darse de alta de nuevo, todo por no leer los mensajes que aparecen en pantalla con detenimiento. Al mismo tiempo hay otros tipos de “patrones oscuros”, aunque la mayoría tienen una cosa en común, y es que asumen que la gente no leerá bien los textos y actuarán por instinto.

De este modo es más que probable que en algún momento a lo largo de estos años, hayamos hecho clic en el botón más grande de los disponibles para continuar con lo que sea que estemos haciendo, lo que nos ha llevado a aceptar lo contrario de lo que realmente deseábamos llevar a cabo. Las empresas cuentan con ello, así, por ejemplo en abril Facebook utilizó estos “patrones oscuros” para que aceptásemos las nuevas normas de privacidad de la UE, casi sin que nos diésemos cuenta.

Al mismo tiempo hay que tener en cuenta que este tipo de prácticas no son ilegales, por lo que son los usuarios los que deben andar atentos para no ser «engañados» por las grandes firmas tecnológicas en este sentido.

Escrito por David Onieva

Fuente > HowToGeek

Continúa leyendo
  • Álvaro Lázaro Laín

    Está claro que no vamos a leer “el Quijote” de las condiciones de servicio, y de eso se aprovechan. Me alegré cuando una vez una página de Google dijo: “como suponemos que no les interesa leer el tocho de condiciones, le resumimos en unas pocas líneas de qué van”. Yo, con que no me cobren ni vea mi perfil en un anuncio o por ahí me conformo.

  • Felipe Lotero

    Es como los programas electorales de los partidos políticos: ¡casi nadie se los lee! (Total, luego tampoco los cumplen…)

  • sergio8o

    Otro asunto en el que “Bruselas” tendrá que meter mano. Mientras tanto en Washington D.C. no harán nada, y la ciudadanía estadounidense será conejillo de indias de estas perversiones empresariales que nada tienen que ver con el capitalismo sino con la corrupción y la nula ética de las multinacionales.