Microsoft ‘cuela’ las actualizaciones para recopilar datos en Windows 7 y 8.1

Windows 10 ha estado durante mucho tiempo en el ojo del huracán por la recopilación de datos excesiva que había implementado Microsoft en su nuevo sistema operativo. Decenas de herramientas y tutoriales servían para explicarnos cómo limitar esta recogida de datos que los de Redmond han ido suavizando con el paso del tiempo. Sin embargo, está lejos de desaparecer e, incluso ahora, Microsoft convierte en críticas las actualizaciones para recopilar datos en Windows 7 y 8.1.

Nuestros compañeros de RedesZone nos explican que Windows 7 vuelve a recopilar datos de los usuarios con su última actualización. La responsable del sistema operativo por excelencia en los ordenadores aprovecha cualquier oportunidad para implemente las funciones de telemetría en los ordenadores. Lo que antes era opcional, ahora ha pasado a ser crítico ante el asombro de los usuarios.

KB2952664 y KB2976978, de opcionales a críticas para recopilar datos en Windows 7 y 8.1

Concretamente, hablamos de los parches KB2952664 y KB2976978 para Windows 7 y Windows 8.1 respectivamente que hasta ahora eran considerados como actualizaciones opcionales. Desde hace unas horas, estas actualizaciones han vuelto a estar disponibles para descargar, pero ahora han pasado a ser consideradas como críticas.

Este cambio de consideración va más allá de una merca calificación informativa para el usuario. Una actualización opcional, como su nombre indica, se instalará a criterio del usuario siempre y este decidirá si hacerlo o no hacerlo. En el caso de las actualizaciones críticas, Windows está configurado por defecto para instalarlas, por lo que eso es lo que ocurrirá conformen estén disponibles en Windows Update.

Las dos nuevas actualizaciones son, según Microsoft, críticas para poder seguir manteniendo Windows al día y que siga recibiendo actualizaciones mediante diagnósticos del sistema y evaluaciones de estado. Básicamente, estas dos actualizaciones habilitan el uso de Windows Customer Experience Improvement Program para poder analizar y mejorar la experiencia de uso del sistema operativo.

Los usuarios que no estén conformes con esta recopilación de datos y las funciones de telemetría que ha colado Microsoft en Windows 7 y Windows 8.1, pueden desactivarlas. Los usuarios deberán proceder a borrarlas y bloquear su instalación ya que, al tratarse de parches calificados como críticos, volverán a intentar instalarse en el sistema una y otra vez hasta que lo consigan.