Google y Facebook conocen todo lo que haces en las webs que visitas

Software

Conocer lo que hace un usuario que visita páginas web es muy útil para saber qué contenido hay que priorizar o cómo mejorar la experiencia del usuario en la web. El problema es que la amplia mayoría de páginas web cuentan con trackers que pertenecen a dos grandes empresas: Google y Facebook, que prácticamente pueden mapear a la perfección las webs que visitas y cómo las visitas.

Google tiene trackers en el 76% de las páginas web de Internet

Es por todos conocidos que todas las webs tienen trackers, pero datos del Princeton Web Transparency & Accountability Project han relevado hasta qué punto Google tiene dominado este segmento. En concreto, el 76% de las páginas web de Internet contienen trackers de Google, seguido de Facebook con un 24% y Twitter con un 12%.

fingerprinting-chrome

Google y Facebook representan el 63% de todos los ingresos de publicidad digital del mundo. Ambas compañías fueron responsables del 74% de todo el crecimiento del mercado de la publicidad online en 2017. A efectos prácticos esto supone tener un práctico duopolio del mercado de la publicidad, y sin tendencia a que esto vaya a disminuir ya que cada trimestre los ingresos no paran de crecer en este segmento para ambas compañías.

La consecuencia de esto es que Google, Facebook y Twitter tienen enormes cantidades de datos de sus usuarios, los cuales utilizan para dirigir publicidad personalizada en función de lo que conocen. Entre ellos se incluye las webs que visitas, el tiempo que estás en una web, intereses, compras, historial de ubicaciones, etc.

Ninguna compañía permite que los usuarios eviten este tipo de abusos

Conocer lo que visitas y cómo lo visitas permite a las compañías estimar a través de IA qué es lo más probable que vayas a visitar o dónde es más probable que hagas click. Esto tiene también bastante peligro, porque así alguien como Facebook puede priorizar determinadas publicaciones para cambiar tu punto de vista sobre un determinado tema. Algo así fue lo que ocurrió en las elecciones americanas, donde se segmentó publicidad en votantes que eran proclives a Trump o incluso en los que estaban dudosos en función de sus gustos.

Es necesario que se tomen medidas contra este tipo de prácticas. Actualmente es imposible evitar que las compañías hagan esto con nuestros datos, ya que no existe ninguna opción que permita a los usuarios elegir que no se recopilen ni se utilicen con fines publicitarios. En definitiva, que los datos de los usuarios sean de ellos mismos y no de las empresas. Para esto hay que hacer muchos cambios, y de momento puedes bloquear los trackers mediante la utilización de extensiones en el navegador.

Escrito por Alberto García

Fuente > CNBC

Continúa leyendo