Glovo, la app española que parece triunfar y esconde una realidad muy diferente

Escrito por Alberto García
Pymes

En los medios suele vender mucho la imagen del “emprendimiento”, y más cuando sus creadores suelen ser gente joven. Estos artículos parten de la imagen de un chico joven sin expectativas que decide crear una empresa de la nada y consigue triunfar. Ese tipo de ideas, que luego han sido humo, los tenemos como ejemplo con empresas como Gowex o Zetta, Ahora, un caso similar parece ser el de Glovo, una empresa basada en una aplicación y que dice ir mejor de lo que realmente va.

Los datos de facturación de Glovo no cuadran

Glovo es una aplicación en la que tú pides lo que necesitas, como puede ser un producto de la farmacia, y en menos de una hora te lo llevan a casa a cambio de cobrar un suplemento. Una empresa de transporte en la que los repartidores (conocidos como “glovers”) trabajan de manera autónoma en decenas de ciudades españolas. Los creadores de la empresa dijeron que esperan facturar entre 35 y 40 millones de euros en 2017, sin contrastar esta información de ninguna manera.

glovo-nope-fake

En 2017 esperan recibir 1,2 millones de pedidos, con una tarifa que cobran de unos 3,90 euros ampliables con la distancia. Si multiplicamos, no llegan ni a 5 millones de euros de facturación ni con cifras de pedidos inventadas, ya que desde que existe la empresa han tenido, según ellos, 500.000 pedidos. Para llegar a esas cifras de facturación, deberían cobrar 100 euros por pedido.

En enero de 2016 dijeron que en 2015 habían ganado un 30% más de lo previsto. Esperaban facturar 200.000 euros, pero dicen que facturaron 260.000. Estas cifras distan mucho de las reales recogidas en el Registro Mercantil, donde se ve que la facturación fue de 106.677,57 euros, con pérdidas de 800.000 euros.

Tampoco encajan los beneficios de sus repartidores

El número de repartidores que dicen tener en entrevistas dadas hace una semana a El Mundo y El País es de 750 y 1.000, dos cifras distintas para entrevistas dadas con 24 horas de diferencia. Además, las cifras de pedidos también bailan de una entrevista a otra. El número de usuarios disminuye también, lo cual no tiene sentido si tienen expectativas de crecer más este año. En septiembre de 2016 en el Heraldo de Aragón dijeron que tenían 200.000 usuarios, mientras que en la entrevista de El País hace una semana afirmaron tener 100.000. Las descargas de sus aplicaciones se encuentran entre 100.000 y 500.000.

glovo-oscar-pierre

Los ingresos de los “glovers” son también realmente bajos. La comisión que éstos llevan por pedido es de entre 2 y 4 euros, y con una media de 100 pedidos al mes según afirma la empresa. Eso implica que por 5 horas de trabajo cada día los trabajadores cobran una media de 300 euros al mes. Si a eso se le quitan los 260 euros de cuota de autónomos, los beneficios de los repartidores son de 40 euros al mes.

En definitiva, vemos que no tenemos que dejarnos engañar por las cifras que den las empresas, y hemos de contrastar siempre la información para evitar ser engañados y que nos vendan una imagen de una empresa que dista mucho de ser la real.

Fuente > ADSLZone

Vía > Ecoonomia.com / El Español