Vodafone y ONO también comenzarán a cobrar 1 euro por la identificación de llamada

El inminente cargo por identificación de llamadas planeado por Vodafone también afectará a los clientes de ONO. La operadora ha decidido realizar una modificación sobre las condiciones de facturación de sus servicios y a partir del próximo 1 de marzo comenzará a cobrar a los usuarios 1 euro por la identificación de las llamadas.

Muchas veces necesitamos conocer el número que está llamándonos a nuestra línea de telefonía, algo que puede resultar crucial en el sector profesional o de empresas. Las operadoras en ocasiones ofrecen este servicio como un valor añadido, pero otras veces cobran a los usuarios un suplemento en factura debido a este concepto. ONO va a comenzar desde el 1 de marzo a cobrar 1 euro (IVA incluido) por este concepto, siendo el coste para los clientes radicados en las Islas Canarias de 89 céntimos de euro.

Este cambio ha cogido por sorpresa a muchos clientes de la cablera que ya pertenecen a la cartera de Vodafone Fibra, Vodafone ADSL y Vodafone voz, ya que el próximo mes de febrero podrán comprobar las nuevas condiciones de uso del servicio.  De hecho, la propia Vodafone cobrará a partir de febrero 1 euro por este concepto, como ya os anunciamos. La operadora adopta así un camino similar al de Movistar, quien ya llevó a cabo anteriormente un incremento en el coste del concepto de identificación de llamadas, provocando el malestar entre algunos de sus usuarios.

Telefono-Fijo

Los usuarios podrán darse de baja si no aceptan las nuevas condiciones

Es previsible que suceda algo parecido con los clientes de ONO y Vodafone, que verán como algo de lo que estaban disfrutando sin coste hasta la fecha, tendrá a partir de ahora una repercusión para sus bolsillos. Este tipo de cambios vienen argumentados desde las compañías de telecomunicaciones como un coste casi irrisorio para los usuarios, pero cuando se ha estado disfrutando del servicio gratis o a un coste menor, cabe preguntarse si la repercusión negativa que puede tener sobre la satisfacción de la base de clientes consolidada, merece la pena por la contraprestación económica y el aumento en los ingresos de la compañía.

Se espera que al haberse producido una modificación de las condiciones del servicio, los clientes de Vodafone y ONO que no quieran aceptar los nuevos términos del contrato podrán dar de baja el servicio sin ningún tipo de penalización o migrar a otra operadora a pesar de tener un compromiso de permanencia, que si se permite, podría quedar invalidado al haber sido modificadas las condiciones iniciales. Antes de que los cambios comiencen a entrar en vigor, los clientes podrán acceder a esta nueva información.