#LaFotoQueJamásSubiría: Instagram se llena de imágenes vergonzosas

#LaFotoQueJamásSubiría: Instagram se llena de imágenes vergonzosas

Carlos González

La red social Instagram, al igual que Twitter, acepta la utilización de ‘hashtags’ para reunir publicaciones en torno a un mismo tema. Desde hace unos días, se ha puesto de moda el hashtag #LaFotoQueJamásSubiría, que básicamente consiste en un «reto» de nominaciones por el que impulsar a nuestros contactos a subir fotografías vergonozosas. 

De vez en cuando, en las redes sociales vemos cómo los usuarios -principalmente adolescentes- se exponen a graves peligros en perjuicio de su privacidad e intimidad, haciendo públicas fotografías que bien podrían costarles un disgusto. En esta ocasión se trata del hashtag #LaFotoQueJamásSubiría, tras el cual se esconde un reto en el que los usuarios están subiendo una fotografía personal vergonzosa y nominando a otros tres contactos para hacerlo mismo, o bien invitar a una cena a quien le nominó inicialmente.

Los retos en las redes sociales

El funcionamiento es el mismo que aquel reto que, hace algunos meses, llevó a los adolescentes a colgar vídeos suyos, en Facebook, bebiendo alcohol «hasta reventar». Si aceptamos el reto, tendremos que hacer lo que este mande de forma pública, mientras que si optamos por no hacerlo, según las reglas no escritas, deberemos invitar a una cena -una mariscada en otros casos- a quien nos nominó. El éxito es realmente llamativo, y tan solo en Facebook hemos podido encontrar ya más de 500.000 publicaciones en torno a #LaFotoQueJamásSubiría.

cuerpo-instagram

Los adolescentes se exponen a graves riesgos

Lo que puede parecer una iniciativa graciosa y divertida, en realidad se convierte en un grave riesgo para los usuarios que ceden ante este tipo de retos. Navegando por las fotografías subidas a Instagram con este hashtag nos hemos podido encontrar con imágenes en las que aparecen jóvenes en situaciones íntimas como, por ejemplo, miccionar en la misma calle. Evidentemente, estas son las fotografías que, verdaderamente, jamás deberíamos subir. ¿Saben los adolescentes que las fotografías son públicas, y que los derechos de las mismas pasan a manos de Instagram -Facebook-? ¿Saben que su futuro posible jefe podría acceder a este tipo de documentación? No, probablemente no lo sepan, o simplemente desconozcan la trascendencia de estos estúpidos juegos y como consecuencia tienen que aprender como publicar fotos y videos en Instagram.