Vodafone reajustará con Orange su acuerdo de inversión en fibra óptica

Vodafone busca modificar el acuerdo de inversión con Orange en redes de fibra óptica. Tras la compra de ONO por parte del primero, su intención es «no hacer una sobreinversión» en nuevas redes, por lo que busca con el operador naranja ajustar las zonas en las que desplegarlas.

La última adquisición de Vodafone en el mercado de las telecomunicaciones españolas le obliga a modificar parte de la estrategia que había elaborado en los últimos años. El segmento que se ve más afectado por la compra de ONO es el de las conexiones de banda ancha de alta velocidad, donde el operador alternativo no contaba con presencia hasta el momento.

De cara a paliar esta situación, la compañía acordó con Orange en 2013 el despliegue conjunto de una red de fibra óptica que llegase a 6 millones de hogares en 2017. El plan fue visto como un proyecto muy ambicioso con el que plantar cara a Movistar, principal operador con red FTTH.

Madrid y Barcelona son zonas prioritarias para Vodafone ante la escasa cobertura de la red de ONO

En una primera fase, Vodafone y Orange alcanzarán los 3 millones de hogares para septiembre de 2015 en todo el territorio nacional. No obstante, a partir de ahí existen más dudas de cómo será el despliegue de ambas compañías. El motivo no es otro que la compra de ONO y su red HFC, la cual cubre 7 millones de hogares en varias zonas del país y permite ofrecer igualmente conexiones ultrarrápidas.

La intención de Vodafone pasa ahora por complementar la red de ONO con su despliegue propio. Para ello, según información de elEconomista, la compañía se reunirá con Orange de cara a revisar las zonas geográficas en las que desplegar nuevas infraestructuras. La intención de la compañía británica es evitar la inversión en zonas a las que ya llegó ONO y centrarse en aquellas donde la presencia de esta red no es demasiado alta, siendo Madrid y Barcelona objetivos prioritarios.

La situación de Orange

Por su parte, Orange ha confirmado que cumplirá «las fases que tenemos acordadas con Vodafone para llegar a 3 millones de hogares en 2015». «Los despliegues se desarrollan según lo previsto y a partir de ese momento Orange explorará otras opciones de continuar el desarrollo de su red de fibra en España», explicó el operador, que ha sido relacionado con una posible compra de Jazztel o de los operadores de cable regionales de cara a aumentar su cobertura de alta velocidad.