PCmover, la herramienta de Microsoft para migrar desde Windows XP

Desde Redmond parecen empeñados en convencer a los usuarios de Windows XP para que migren a una versión más reciente del sistema operativo. El último movimiento ha sido lanzar junto a Laplink la herramienta PCmover, cuyo objetivo es facilitar el proceso. Conoce todos los detalles a continuación.

Apenas un mes resta para que el soporte de Windows XP por parte de Microsoft finalice. La compañía ahora encabezada por Natya Nadella lleva tiempo involucrada en un proceso para fomentar el cambio entre los usuarios que todavía utilizan el sistema operativo. A pesar de todos los esfuerzos, los datos de estos últimos meses demuestran que cualquier intento de convencer a estas personas, ha sido en vano y se mantiene como la segunda plataforma con mayor cuota de mercado.

Esta situación no gusta en las oficinas de Redmond, y están haciendo todo lo que está en su mano para intentar dar un vuelco que de momento se resiste. Las últimas campañas, en las que ensalzan los beneficios de utilizar Windows 8.1 han resultado infructuosas. Tal y como nos cuentan los compañeros de RedesZone, la última intentona será lanzar una herramienta, PCmover, que facilita el proceso de migración.

El funcionamiento se basa en una idea muy simple, aunque hay que tener varios puntos en cuenta. Mediante una conexión en red local (cableada o WiFi), los usuarios podrán conservar todos los archivos disponibles en Windows XP, transfiriéndolos a otro ordenador en el que esté instalado Windows 7 u 8. Esta es precisamente una de las barreras, se necesitan dos equipos, y uno de ellos ha de estar necesariamente actualizado.

No existe una opción para realizar una copia de seguridad que pueda ser recuperada una vez actualizado el sistema, algo que por otra parte, hubiera sido de más utilidad. Aun así, el proceso, si contamos con los requisitos necesarios, se agiliza notablemente. Los perezosos no tendrán excusa, deben pensar los encargados de Microsoft.

Como explicábamos antes, la aplicación está desarrollada por Laplink y contará con una versión de pago. Este hecho no resta utilidad a la versión gratuita, pero ofrece la posibilidad de salvaguardar también todas las aplicaciones que tengamos funcionando en Windows XP. Como podréis imaginar, los problemas de compatibilidad serán inevitables en algunos casos, no existe una garantía de que funcionen en la nueva plataforma correctamente. Esta es una de las razones, a parte de la poca afinidad que existe con Windows 8, por el que muchos usuarios mantienen Windows XP y se mantienen reacios al cambio.

La herramienta estará disponible a lo largo del mes de marzo, tal y como han confirmado tanto Microsoft como Laplink. El tiempo dirá si este nuevo movimiento, unido al fin definitivo del soporte, tiene su repercusión y la cuota de Windows XP desciende en los próximos meses.