Terapia con videojuegos para recuperar la movilidad tras un ictus

Existe la posibilidad de que después de sufrir un accidente muchas personas pierdan la fuerza en algunas de las partes de su cuerpo y se necesite un periodo de rehabilitación para volver a hacer que la extremidad vuelva a su estado original antes del accidente. El desarrollo de la tecnología ha permitido crear diferentes dispositivos que hacen esto posible.

Un nuevo aparato que usa videojuegos ha sido creado para ayudar a recuperar la fuerza en las extremidades lesionadas a estas personas.

Videojuegos como método de rehabilitación

Lo ha desarrollado un equipo del Imperial College de Londres y recibe el nombre de GripAble. Funciona de la siguiente manera: el paciente agarra con su mano el aparato y lo usa como controlador para jugar a los diferentes juegos que aparecen en la pantalla. Estos juegos forman parte de una aplicación que se pueden ver a través de una pantalla conectada de forma inalámbrica.

El propio nombre de la máquina lo dice: hay que apretar y soltar el dispositivo para controlar el juego. Pero no solo consiste en hacer estos movimientos, ya que el paciente también puede girar o levantar el aparato para sumar más ejercicios que permitan fortalecer el brazo.

Además, cuenta con una ventaja y es que cuenta con tanta sensibilidad que puede detectar movimientos muy leves y vibrar para que así el paciente sepa que ha podido mover el dispositivo, aunque en un primer momento no lo pareciera.

Este tipo de ejercicios de rehabilitación se suelen hacer bajo la supervisión de un profesional médico y en un centro de salud. También destaca porque, al ser un dispositivo tan dinámico y portátil, el paciente puede llevárselo a su casa y seguir practicando con él para acelerar el proceso de recuperación.

Las pruebas fueron un gran éxito

Se hicieron una serie de pruebas hace un par de años con este dispositivo en el que participaron 30 personas que habían sufrido un ictus. Se descubrió que usando GripAble los pacientes pudieron hacer una media de 104 movimientos diarios para fortalecer el brazo. Sin embargo, con otro aparato convencional tan solo pudieron moverlo 15 veces.

Por tanto, este nuevo dispositivo puede ser de vital importancia para las personas que han sufrido accidentes tan severos. La recuperación de un ictus está muy influenciada con la intensidad del ejercicio. Podrían incluso hacer parte del proceso de rehabilitación sin necesidad de ser supervisados.

El equipo ahora va a estar planificando una nueva prueba de mayor tamaño, con la que se investigará como el ejercicio adicional afecta a los resultados del paciente.