Consiguen ejecutar juegos de PlayStation en una GBA, pero con truco

PlayStation ha sido una de las consolas más populares de la historia, y fue la que encumbró a Sony hacia el liderazgo de ventas en el mercado de sobremesa. Fue lanzada en 1995, y muchos de sus juegos se pudieron jugar en la consola portátil PSP que Sony lanzó una década después. Cinco años antes salió la Game Boy Advance, que por potencia es obvio que no podía ejecutar juegos de PlayStation. Sin embargo, han conseguido hacerlo.

O al menos, mostrarlos a través de su pantalla. Si algo ha destacado negativamente desde siempre en las consolas de Nintendo, es la mala calidad de sus pantallas. Esto cambiará con la Nintendo Switch con pantalla OLED, pero en las Game Boy hay que recurrir a pantallas desarrolladas por terceros y a modificar la de la consola para tener una calidad de imagen aceptable, además de paneles retroiluminados ya que las Game Boy anteriores a la Advance SP no tenían retroiluminación.

Usar la Game Boy Advance con pantalla externa

La Game Boy Advance contaba con una resolución de 240 x 160 píxeles, mientras que PlayStation podía con hasta resoluciones de 640 x 480 píxeles. Jugar a juegos de la consola de Sony en una pantalla tan pequeña como la de la GBA no parece tener mucho sentido, además de que faltan botones para poder controlar correctamente los juegos, como un joystick.

Para lograr esto, Rodrigo Alfonso, desarrollador del mod, ha usado un emulador de PlayStation en una Raspberry Pi, y usando posteriormente la pantalla de la GBA como controlador y pantalla externa. Los datos de la señal de vídeo son enviados a un pequeño programa ejecutado en la GBA usando SPI, donde el creador es capaz de enviar una señal de hasta 2,56 Mbps a través del cable, suficiente para la baja resolución de la pantalla.

Todo gracias a una vulnerabilidad en la consola

Esta curiosa configuración no requiere hacerle ninguna modificación a la consola. El programa se transfiere a la consola cuando ésta arranca a través del cable Game Link. Nintendo introdujo de manera nativa esta funcionalidad en las consolas para que los juegos multijugador pudieran jugarse entre varias consolas incluso si éstas no tenían el cartucho físico dentro. Esta funcionalidad fue hackeada hace años, y permite ejecutar código de manera arbitraria en una consola sin modificar, aunque una vez se reinicia se borra todo.

Por ello, para usar esta función tan sólo necesitamos una Raspberry Pi, una Game Boy Advance, y un cable Game Link que no nos importe cortar. Las instrucciones del proyecto están disponibles en este enlace.

¡Sé el primero en comentar!