Z1, así era el primer ordenador del mundo

Z1, así era el primer ordenador del mundo

Juan Lorente

La informática, como otras tecnologías ha evolucionado una barbaridad en las últimas décadas. Ahora bien, da igual el sector al que nos queramos referir que siempre habrá un modelo que se considera hoy en día como el pionero. Volviendo a la informática, ese modelo pionero se denomina Z1, y fue el primer ordenador de la historia. En este artículo te vamos a dar más información sobre él y sobre lo que le ocurrió tanto a él como a los modelos que vinieron después.

Si estás pensando en que el Z1 era un ordenador similar a lo que tenemos hoy en día ya te aviso de que estás muy equivocado. El Z1 fue diseñado por Konrad Zuse entre 1936 y 1937, y fue construido entre los años 1936 y 1938.

Un ordenador pionero en el mundo

Esta Z1 era un auténtico mastodonte. Su peso era de una tonelada ni más ni menos, y no era demasiado fiable, algo que poco a poco fue mejorando Zuse en sus siguientes prototipos. Realmente no era un ordenador como tal, sino que estaba a medio camino entre un aparato eléctrico y uno mecánico. Eso sí, se podía programar, aunque para hacerlo el proceso que ideo Zuse era bastante rudimentario.

Pese a lo rudimentario, lo cierto es que este ordenador ya tenía algunas características de los ordenadores de hoy en día, como son unidad de control, memoria y dispositivos de entrada-salida. Para programar Z1 era necesario utilizar cintas perforadas donde iban dentro las instrucciones para ello. y de hecho su funcionamiento se podía resumir en pocas palabras como el de una gran calculadora automática que permitía operaciones en coma flotante. Gracias a la coma flotante es posible representar números extremadamente pequeños y grandes de una manera muy compacta.

Réplica del Z1 terminada en 1989.

Tenía 6 tipos de instrucciones para hacer operaciones matemáticas como sumas restas e incluso multiplicaciones y divisiones. Además de estas operaciones también disponía de otras dos instrucciones más para leer la memoria y guardar en la memoria. Años más tarde, el propio Zuse consiguió construir varios modelos mejorados llamados Z2, Z3 y Z4 y así sucesivamente hasta el modelo Z22.

La Segunda Guerra Mundial, su perdición

Uno de los grandes problemas de esta computadora y por lo que no pudo triunfar fue por la Segunda Guerra Mundial. En esta época el mundo entero estaba paralizado, y con el foco de atención puesto en otra parte del mundo era complicada que Konrad Zuse hiciera un buen negocio con ellas. El remate definitivo vino en el año 1943, año en el que los aliados bombardearon las instalaciones de Zuse y destruyeron todos sus prototipos hasta la fecha, así como los planos de este. El Z1 fue el peor parado.

Esta pérdida irrecuperable en aquel momento hizo que el Z1 cayera en el olvido más profundo, al menos hasta la década de los 80. En el año 1986, Zuse apoyado por la Universidad Libre de Berlín construyó una réplica de aquel dispositivo utilizando algunas piezas del original, y terminó de construirlo en el 1989. Aún sigue expuesto en el Museo Alemán de Tecnología en Berlín.

¡Sé el primero en comentar!