Así son los nuevos radares de la DGT que saben si frenas antes y aceleras después

Así son los nuevos radares de la DGT que saben si frenas antes y aceleras después

Javier Sanz

La Dirección General de Tráfico (DGT) sigue adoptando medidas para perseguir a los conductores que habitualmente exceden la velocidad en las carreteras españolas. Pronto comenzará el despliegue de nuevos radares que identificarán a los coches que frenan antes de los radares fijos e inmediatamente aceleran después.

Si eres de los conductores que frenas antes de encontrarte un radar fijo e inmediatamente después aceleras pronto encontrarás que te llega una multa a tu domicilio con la foto de tu vehículo. La DGT quiere dotar a los 780 radares fijos de una funcionalidad incorporando lo que se denomina un radar en cascada instalando un radar móvil antes y después de cada radar fijo. De esa manera los conductores que pegan un frenazo o un acelerón después del radar fijo serán cazados.

La ley lo permite

La legislación obliga a la DGT a notificar dónde se sitúan los radares fijos pero con los móviles la libertad es total. En España hay cerca de 550 radares móviles en circulación y posiblemente la cifra aumente para complementar a los fijos y así detectar a los infractores que conocen las carreteras y saben exactamente cuándo frenar para evitar ser multados. Las nuevas medidas que también prepara la DGT pasan por ampliar la flota de drones que de momento está compuesta por 39 aeronaves. De momento solo multan 23 y las infracciones más notificadas son el uso del teléfono móvil al volante y los conductores que no llevan puesto el cinturón de seguridad. En 2022 el organismo público ampliará la flota de drones y posiblemente también podrán controlar la velocidad igual que el famoso Pegasus, nombre coloquial con el que se conoce a los 10 helicópteros que controlan la velocidad en las carreteras.

La nueva Ley de Tráfico también dará un paso importante en todo lo que tiene que ver con las restricciones anticontaminación. La DGT multará con 200 euros a los conductores que no respeten las restricciones de circulación impuestas por los Ayuntamientos cuando los vehículos de combustión accedan a zonas de bajas emisiones.  A partir de 2023, todos los municipios de más de 50.000 habitantes deberán tener una zona de bajas emisiones lo cual obligará a los consistorios a adoptar medidas para evitar que los coches más contaminantes accedan a estas zonas.

Los coches eléctricos los grandes beneficiados

Llegaron para quedarse, pero gracias a la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, cada vez serán más protagonistas de las grandes ciudades para circular sin limitaciones. En Madrid, por ejemplo, el alcalde José Luís Martínez-Almeida prometió suprimir Madrid-Central cuando llegara al consistorio sin embargo las zonas de bajas emisiones diseñadas por el anterior Gobierno Municipal se han quedado. Barcelona o Sevilla también cuentan con zonas de bajas emisiones que comprenden zonas urbanas y también periféricas cuando la contaminación aumenta.

¿Qué te parecen las nuevas medidas? ¿Crees que los nuevos radares tienen afán recaudatorio?

4 Comentarios