Crean un implante cerebral capaz de restaurar el tacto

El enorme avance que ha tenido la tecnología en las últimas décadas ha provocado que la medicina sea uno de los ámbitos que más beneficios obtenga de ello. Son muchas las enfermedades que se han descubierto y se han podido tratar a tiempo gracias al desarrollo de diferentes dispositivos médicos. Un problema que sufren muchas personas es el daño de los nervios de las extremidades del cuerpo, que le imposibilitan sentir el tacto a la hora de tocar cualquier cosa. Sin embargo, esto podría estar cerca de cambiar.

Un grupo de investigadores de los Institutos Feinstein de Investigación Médica lograron restaurar el tacto de los dedos usando un implante en el cerebro con electrodos que es muy poco invasivo para el cuerpo humano.

Un descubrimiento útil para muchas personas

Esto sería una gran noticia y una gran ayuda para muchas personas alrededor del mundo que sufren este problema de pérdida de tacto.

El equipo ya había trabajado anteriormente en otras formas de restaurar el tacto, usando por ejemplo una tecnología que era capaz de conectar el cerebro con un ordenador.

Pero ahora, esta nueva tecnología permite avanzar más y estimular áreas del cerebro más difíciles de alcanzar gracias al uso de electrodos que provocan sensaciones precisas en las yemas de los dedos.

Esto puede suponer el primer paso en el desarrollo de una futura tecnología médica que permita la restauración del tacto.

Para colocar estos implantes se aplica la siguiente técnica: el médico implanta electrodos en el cerebro de los pacientes de una forma mínimamente invasiva. Se probó en dos personas y ambas afirmaron sentir sensaciones de hormigueo e incluso una “sensación de electricidad” tanto en sus manos como en las yemas de los dedos.

Un nuevo avance en la medicina

Por tanto, esto demuestra que el uso de medicina bioelectrónica y neurocirugía podría ayudar a restaurar funciones que en un pasado se habrían perdido. Los accidentes que pueden provocar estos daños en los nervios y la pérdida del tacto son lesiones de la medula espinal o accidentes cerebrovasculares.

Son muchas las compañías y empresas que están trabajando muy duro para tratar de corregir estas lesiones en las personas que sufren este tipo de lesiones. Entre estos proyectos, destaca Neuralink, liderado por Elon Musk. Otras compañías también trabajan para conseguir recrear el sentido del tacto, pero en robots, no en humanos.

Así pues, es probable que según vaya avanzando la tecnología en general, esto ayude a su vez que también progrese el desarrollo de aparatos y dispositivos médicos que ayuden no solo a restaurar el tacto en personas que lo han perdido, sino ayudar también con otras enfermedades.