EE.UU prueba con éxito su sistema indetectable de misiles

Son cada vez más las armas militares de última generación que implementan muchos países entre sus sistemas tanto de ataque como de defensa para garantizar la seguridad de la nación. Desde robots, hasta vehículos, ametralladoras o misiles que alcanzan enormes velocidades, haciéndolos casi indetectables para radares. Ahora Estados Unidos ha hecho pruebas de una de sus nuevas armas que consta de un sistema de misiles que son incapaces de ser detectados por los enemigos.

Vemos con cada vez más frecuencia como tratan de mejorar al máximo los diferentes países todos sus sistemas con la finalidad de hacerlos tanto más sutiles, como más rápidos y destructivos.

Un sistema de misiles que no se puede detectar

Esto es posible gracias a que los misiles guiados no emiten ondas de radio, algo que sí hacen los radares de los rivales. Por tanto, este nuevo mecanismo es capaz de disparar misiles guiados contra cualquier tipo de aeronave, incluyendo vehículos furtivos. Además, el sistema no emite ningún tipo de radiación lo que ayuda a que sea indetectable para los enemigos.

En una base de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos ubicada en Florida, se realizó la primera prueba de fuego real usando estos misiles de medio alcance. Se caracterizan por usar un sistema avanzado de búsqueda y seguimiento a través de infrarrojos, lo que lo convierte en un arma muy eficaz contra los objetivos enemigos.

El vehículo encargado de usar este nuevo sistema de misiles fue el F-15C Eagle, un caza de dos motores. El objetivo que se usó para hacer las pruebas fue otro caza que recibe el nombre de QF-16.

El nombre de los misiles que se dispararon es AIM-120 y las pruebas que se hicieron con ellos fueron un éxito total, alcanzando al objetivo sin problema.

Un gran avance por parte del ejército americano

Su sistema permite a los tripulantes de los cazas detectar, orientar, seguir y usar armas y verificar que a un objetivo lo han interceptado sin la necesidad de usar un radar.

Por tanto, esta nueva arma permite que las aeronaves militares puedan apuntar a un objetivo, aunque este no aparezca cercano en el radar, lo cual demuestra un enorme trabajo por parte tanto del Departamento de Defensa como de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Por tanto, este nuevo sistema supone una gran mejora para los cazas furtivos de los Estados Unidos que permite la detección, rastreo e incluso identificación de diferentes sujetos en el aire sin usar ningún tipo de radar.

Esto es muy importante para garantizar la seguridad ya que cada vez más potencias militares están incorporando entre sus armamentos modernos tanto vehículos furtivos como misiles de última generación.