Dispositivo bajo la piel ayuda a recuperar el tacto a quienes lo han perdido

La medicina ha sido uno de los campos que más se ha visto beneficiados gracias al desarrollo de la tecnología. Si antes se podían realizar operaciones o descubrir enfermedades con instrumentos mucho más rudimentarios, actualmente la creación nuevas máquinas y aparatos permite hacer este trabajo con mucha más rapidez y precisión. También permite detectar antes enfermedades y curarlas.

Un grupo de científicos ha desarrollado un sistema que sería implantado quirúrgicamente bajo la piel y que serviría para recuperar el sentido del tacto. Su uso sería para personas que después de sufrir un accidente en algunas partes del cuerpo, pierden el tacto en ciertas zonas. Gracias a este dispositivo, se podría lograr recuperar la sensación que sentimos a la hora de tocar cualquier objeto, ya sea con las manos o los pies, por ejemplo.

El paso de electricidad, la clave

Aunque la zona donde más sentimos el tacto es en los dedos, lo ideal sería realizar la implantación de este aparato debajo de la yema, aunque también se podrá usar en otras zonas del cuerpo.

Tacto

Funciona mediante un sistema que aplica pequeñas descargas eléctricas conseguidas mediante el contacto de dos materiales. Cuando toquemos algo con la zona afectada, esta electricidad viajará a través de los distintos componentes del aparato hasta enviar una señal hasta el cerebro humano que este la traducirá como la sensación de sentir aquello que estamos tocando.

Cuanto más fuerte apretemos, mayor será la electricidad que recorrerá el dispositivo, por lo que sentiremos el tacto con mucha más fuerza.

Todos los ensayos, un éxito

Como todos los aparatos electrónicos que se fabrican hoy en día, son varios los experimentos que se han realizado para comprobar que su funcionamiento es perfecto. Los ensayos supusieron un éxito total, ya que se cogieron a varias ratas a las que se les cortó un nervio en sus patas y se las implantó el dispositivo. El resultado fue que consiguieron volver a andar sin ningún tipo de problema.

Tacto

El objetivo fundamental del equipo que ha trabajado en la creación de este proyecto es la de ayudar a las personas que han perdido el tacto en distintas partes del cuerpo, aunque no descartan crear prototipos de mayor tamaño y aplicarlos en otros ámbitos.

Esto supondría un gran progreso para las personas que han sufrido accidentes y han tenido secuelas como lesiones. Además, también sería una protección para ellos, ya que la pérdida del tacto no te puede hacer sentir nada incluso aunque esa parte del cuerpo que no siente esté sufriendo algún tipo de daño.