¿Qué fue de la tecnología para ofrecer 1 giga con ADSL?

Hasta hace unos años, tener fibra óptica era un sueño al alcance de muy pocos. Actualmente suele ser raro encontrarse núcleos urbanos sin fibra óptica, donde también se van cerrando cada vez más centrales ADSL. El par de cobre está condenado a desaparecer, pero una tecnología podría haberlo cambiado todo y haber suavizado el periodo de transición, donde todavía hay millones de españoles con tarifas ADSL y velocidades inferiores a 10 e incluso 2 Mbps.

Hablamos de la tecnología G.Fast. El estándar fue aprobado bajo los nombres G.9700 y G.9701 por la ITU-T en abril y diciembre de 2014. Los primeros chipsets compatibles con la tecnología fueron lanzados en octubre de 2014, el primer hardware en 2015, y los primeros despliegues empezaron a tener lugar en 2016.

Con esta tecnología de modulación es posible utilizar perfiles de 106 o 212 MHz, frente a los perfiles de 8,5, 17,664 o 30 MHz en VDSL2. Este espectro podía interferir con la radio FM (entre 87,5 y 108 MHz), para lo cual se crearon una serie de herramientas para reducir estas interferencias.

G.Fast: hasta 1 Gbps en distancias cortas

Las velocidades que alcanza esta tecnología varían con la distancia, pero a menos de 100 metros es posible obtener hasta 1 Gbps. Con 100 metros, se garantizan 900 Mbps; con 200 metros, 600 Mbps; con 300 metros, 300 Mbps, y por último con 500 metros, 100 Mbps. En cuanto a las velocidades de subida, éstas quedan limitadas a 50 Mbps.

Estas velocidades pueden incluso competir con el HFC en distancias cortas, por lo que su despliegue masivo no habría sido una locura; sobre todo si no era necesario desplegar nuevos cables en edificios. El Broadband Forum recomendó hacer despliegues con G.Fast haciendo uso de la tecnología FTTdp, o Fiber to the Distribution Point. El FTTdp es similar bajo el papel al FTTN (Fiber to the Node), donde en el primero la distancia podía ser de hasta 200 o 300 metros, y en el segundo de hasta 1 km.

Sin embargo, aunque la tecnología pintaba bien sobre el papel, muy pocos operadores han llegado a hacer uso de ella porque no había apenas incentivos para hacerlo. Para empezar, era necesario hacer nuevos despliegues de fibra, y al final no importa demasiado llevar el cableado al propio edificio o al hogar frente a ponerlo en un punto a 100 o 200 metros del mismo.

Algunos países han hecho despliegues puntuales

Además, la escalabilidad de la fibra óptica de cara al futuro es mucho mayor, donde los mismos cables pueden llegar a alcanzar velocidades de 2,5 e incluso 10 Gbps, algo impensable con el par de cobre. Además, se puede hacer a mayor distancia, con menos centrales, y con un menor consumo energético, garantizando la misma velocidad a todos los clientes.

No obstante, países como Reino Unido, Alemania, Suiza o Croacia han realizado con éxito algunos despliegues. Por ejemplo, en Croacia el operador Iskon desplegó esta tecnología junto con FTTH, llegando a 250.000 hogares del país en 2018.

Para el futuro, las tecnologías basadas en par de cobre siguen desarrollándose. Entre ellas encontramos G.mgfast, que promete velocidades de 5 y 10 Gbps. También se espera que para 2025 se llegue al Terabit DSL, con velocidades de hasta 1 Tbps en cables de menos de 100 metros, 100 Gbps en cables de menos de 300 metros, y 10 Gbps en cables de menos de 500 metros.

1 Comentario