Alexa, ¿un referente para las nuevas generaciones?

¿Cuántas veces hemos presenciado en primera persona que un abuelo llama la atención a su nieto por estar todo el día pegado a una pantalla? Seguro que unas cuantas, y es que los niños de hoy en día viven pegados a las pantallas y conectados a Internet casi las 24 horas del día. A veces resulta complicado ofrecerles algún estímulo de entretenimiento que no esté directamente relacionado con una Tablet o un Smartphone.

En los últimos años, las consolas, ordenadores y teléfonos inteligentes han captado la atención de los más pequeños de la casa, y desde no hace tanto, se han sumado a esta lista los altavoces inteligentes siendo Alexa el asistente de voz con mayor impacto en el mercado en 2020.

niño observando una pantalla

Alexa: uno más de la familia

Raro es el hogar que no dispone de un asistente de voz hoy en día. Su uso se ha extendido entre la población y Alexa es uno de los más elegidos por los consumidores. Este asistente de voz puede hacer de todo, o casi todo por nosotros: ponernos música en el Amazon Echo, sugerirnos recetas culinarias, encender y apagar las luces de nuestra casa… vamos, que a veces da la sensación de que ella tiene la respuesta a casi todos nuestros problemas.

Puede que una de las funciones más útiles de los asistentes de voz sea la configuración de recordatorios, es más, en algunos hogares es Alexa, Google Assistant o Siri quienes indican a los niños las tareas del hogar o del colegio que tienen pendientes de realizar (indicaciones configuradas por sus padres, claro).

Brecha generacional

Este uso generalizado de los asistentes de voz está calando hondo y marcará un antes y un después en la manera de comunicación de las nuevas generaciones. Es más, una encuesta de YouGov realizada en Gran Bretaña revela que los niños de seis a once años hablan más con Alexa o Siri que con sus propios abuelos. El estudio realizado a 1.200 niños evidencia que una cuarta parte habla con asistentes de voz a diario mientras que solo uno de cada diez habla cada día con sus abuelos.

Esta tendencia no solo está afectando a los niños, sino también a los padres. Daily Mail recoge que un 34% de los encuestados pide respuestas a Alexa o Siri en lugar de a su propia madre o padre. ¿Puede ser esto un indicativo de que estemos cambiando nuestros referentes a la hora de informarnos?

Lo que está claro es que los asistentes de voz nos facilitan y amenizan el día a día y nos dan respuesta a cualquier pregunta que se nos pase por la cabeza, pero desde luego que los datos que revelan este tipo de estudios no dejan de ser sorprendentes.

Fuente > Daily Mail

¡Sé el primero en comentar!