Orange deberá decidir si quiere seguir teniendo el fútbol

Movistar cuenta actualmente con los derechos de LaLiga y de la Champions hasta la temporada 2021/22. Orange es el único operador alternativo que ofrece esos contenidos de Movistar a través del mercado mayorista, ya que Vodafone dijo que no iba a pagar por ellos por su elevado precio. Ahora, Orange deberá decidir si continúa un año más emitiendo estos contenidos.

El acuerdo vigente en la actualidad entre Movistar y Orange afecta a la temporada de fútbol actual, acabándose en septiembre. Fuentes cercanas afirmaron que el acuerdo entre ambos operadores el año pasado se situó en una cifra en torno a los 300 millones de euros.

Orange debe decidir

Movistar consiguió los derechos hace tres años, donde pagó casi 2.940 millones de euros por tres temporadas de LaLiga y algo más de 360 millones de euros por las tres temporadas de la Champions. La operadora siempre ha apostado por el deporte rey y actualmente ofrece todas las competiciones. La última en incorporarse a la parrilla de contenidos ha sido la Premier League gracias al acuerdo con DAZN.

Los franceses deberán decidir ahora si quieren acceder al mercado mayorista regulado para conseguir los derechos de LaLiga por otro año más. Actualmente, estos contenidos forman parte de su oferta de televisión total que se ofrece con los paquetes de Orange Love más altos.

Pronto se celebrará la subasta para futuras temporadas

Esta será la última temporada cuyos derechos tiene Movistar, ya que la industria se está preparando para una nueva subasta de derechos de cara a las futuras temporadas posteriores a la de 2021/22. LaLiga no planea celebrar la subasta hasta antes de septiembre.

Javier Tebas quiere ingresar una cantidad similar a la que pagó Telefónica hace tres años, y en la puja se prevé que estén presentes nuevos actores. No obstante, alcanzar la cifra de la última subasta será casi imposible debido al coronavirus. En Europa, los derechos de las cinco grandes ligas y de la UEFA se han devaluado en 700 millones de euros después de la pandemia.

Los derechos de la UEFA están también envueltos en una gran polémica debido a lo ocurrido con la Superliga, ya que los operadores no quieren pagar de más por una competición donde podrían no estar los equipos que más interés despiertan. De momento esa Superliga no va a desarrollarse tras el rechazo de la mayoría de equipos, a pesar de que el Real Madrid, Barcelona o Juventus sí quieren apostar por esta competición.