El Hyundai Nexo de hidrógeno es el coche más exitoso de la categoría, ¿por qué?

La nueva movilidad está avanzando a pasos agigantados, y prueba de ello es la importante variedad de mecánicas que están surgiendo, como ejemplifica el Hyundai Nexo, de hidrógeno, y que está llevándose las mejores consideraciones de su mercado. Asimismo, y con un ecosistema todavía escaso y en puro desarrollo, este tipo de vehículos se antoja como la otra gran opción de futuro. Pero, ¿qué tiene este Nexo que lo hace tan especial? ¿Cómo se ha hecho el más vendido de esta?

El de hidrógeno es clave para la neutralidad climática

A pesar de que el coche eléctrico va ganando protagonismo en el futuro de las cero emisiones, muchos fabricantes dudan de que realmente sean la elección adecuada, debido a sus problemas de infraestructura, tiempo de carga y autonomía. Sí, es verdad que están dando pasos para lograr este camino, pero paralelamente van apareciendo otras alternativas. Una de ellas es el hidrógeno, con el que Hyundai apuesta con su Nexo.

Y es que el Pacto Verde Europeo desarrollado por la Comisión Europea establece que, en el año 2035, todos los vehículos matriculados sean cero emisiones, lo que supone el fin de la gasolina, el diésel, el gas o los híbridos. En este sentido, más allá de los coches eléctricos, aparece este coche de hidrógeno, y que para muchos es otro desconocido. De hecho, se espera que en 2030 circulen 5.000 vehículos movidos por hidrógeno en nuestro país, que, si funcionan bien, podrían igualar su precio al del diésel.

Como tal, lo cierto es que el vehículo de hidrógeno se presenta ya como un actor clave en el papel de la neutralidad climática. Esto es debido, sobre todo, a que ya que la descarbonización de la movilidad no será posible, al menos a medio plazo, solo con los coches eléctricos de batería.

De qué trata

Por supuesto, los 100% electrificados son opciones a tener muy en cuenta como ya lo están haciendo en la mayor parte de los países con un rango extendido. Pero, acompañando a estos, y quién sabe si superándolos, se encuentran los de hidrógeno, quienes resultan totalmente favorables por su autonomía superior, recargas mucho más rápidas y unas emisiones nulas, puesto que solo expulsan vapor de agua. Y ahí aparece el Hyundai Nexo.

El mismo es un SUV que ya rueda por algunos países del mundo, donde en España se constituye como el primero de esta tecnología (aquí su ficha técnica). Con etiqueta cero emisiones, se compone de una pila de combustible alimentada por hidrógeno que genera electricidad. Esta energía es usada para mover un motor eléctrico y la energía sobrante se almacena en una batería.

Cómo es Hyundai Nexo hidrógeno

Así, este Hyundai Nexo se mueve gracias a un motor eléctrico de 120 kW (163 CV) que está colocado en las ruedas delanteras. Pero, al contrario de lo que sucede en un coche eléctrico, no necesita enchufarse. En este SUV vanguardista la pila de combustible es la que produce la electricidad necesaria para ello, gracias a la reacción que produce el hidrógeno de los tanques del coche con el oxígeno del aire de la calle. Est esta reacción química la que crea electricidad y también ese vapor de agua.

Por su parte, con él y el resto de vehículos de hidrógeno encontramos la gran ventaja de que el precio del kilo de hidrógeno es inferior a 10 euros. O lo que es lo mismo: llenar su depósito con este gas se situaría en un precio muy similar, o incluso menor, al que podríamos tener con uno de gasolina o diésel.

Las razones por las que el Nexo es el protagonista

Sobre el propio modelo tenemos que decir que tiene grandes razones de peso para ser elegido el mejor de su clase. Es verdad; actualmente solo hay unos pocos vehículos que conformen la rama, pero de los que se dan, este Hyundai Nexo es el mejor. Por ejemplo, su autonomía, donde con él es posible recorrer 800 kilómetros con una única carga de repostaje.

Esto es, con seguridad, uno de los aspectos que más llaman la atención, pero hay más. Destaca, también porque se conduce como un coche eléctrico, por lo que no tiene palanca de cambios. En su lugar se ubica el llamado módulo del cambio shift-by-wire, que es el que permite elegir la marcha con solo apretar un botón. Su función es como la de un cambio automático, sin embrague, y con las opciones de marcha hacia delante, la marcha atrás o el freno de estacionamiento.

Confeccionado como un coche de carretera que genera su propia energía gracias a la reacción química que se produce en la pila de combustible entre el hidrógeno y el oxígeno del aire, también puede generar su propia energía gracias a la frenada regenerativa. Además, va equipado con tecnologías de ayuda a la conducción de vanguardia. Todo ello ha hecho que sea un vehículo muy a tener en cuenta; ahora la marca ha anunciado que ha llegado a las 1.000 unidades vendidas, todo un hito dentro de su categoría.

¡Sé el primero en comentar!