Estas son las causas más comunes por las que tu coche suspende la ITV

La ITV puede ser una mera rutina anual para nosotros y nuestro coche… o un dolor de cabeza cada vez que llega. Podríamos decir que dependiendo del mantenimiento que le hagas a tu vehículo puede ser una cosa u otra. De todos modos es importante saber que si suspendes la inspección puede ser por una serie de razones que se dan como las infracciones más repetidas. ¿Qué tenemos que tener en cuenta?

Pasar la ITV es algo vital para nuestro coche

Pasar no es algo fácil para los conductores. Pero en los últimos años esto se ha hecho más difícil. De hecho, tal y como recoge la Dirección General de Tráfico, la DGT, en España, más del 20% de los conductores que la pasaron en 2020 y 2021 suspendieron en la primera ocasión, muchos de ellos a causa del exceso de emisiones contaminantes, uno de los cuatro principales factores que meritan un suspenso en la revisión desde que entrara en vigor la reforma legal.

Pero, al ser un trámite al que deben someterse todos los vehículos, tenemos la obligación de que nuestro coche pase esta ITV en su tiempo fijado, todo con el fin de acreditar que reúne las condiciones técnicas necesarias a la circulación. Asimismo, según el tipo de vehículo y la fecha de matriculación los automóviles deberán pasar la ITV con más o menos frecuencia.

Son muchos los componentes que utiliza cada uno de los vehículos que utilizamos y con los que nos cruzamos cuando estamos conduciendo, lo que les hace susceptibles de fallar y, por tanto, de averiarse. Se trata de algo relativamente normal que, si bien no resulta agradable para nadie, se repite con más frecuencia de lo que nos gustaría en algunas ocasiones, lo que hace por impedir el aprobado.

Motivos que pueden impedirlo

Entre los factores más habituales que hacen porque no podamos aprobar nuestra inspección técnica se centran aspectos como la falta de mantenimiento de los vehículos o el envejecimiento de los mismos. Cabe destacar que un tercio de las ITV realizadas se concentran en los meses de mayo, junio y julio.

Con bastante frecuencia vemos por la carretera vehículos que circulan con algún faro fundido o mal regulado. También es habitual encontrarnos con conductores que apuran el dibujo de los neumáticos antes de sustituirlos. Estos dos detalles, a los que a menudo no se presta la suficiente atención, pueden convertirse en motivo para no superar la correspondiente ITV del coche, lo que supondría su inmovilización. Pero hay más.

Exceso emisiones ITV coche

Emisiones contaminantes

En cualquier caso, algunos defectos de nuestro coche pueden llegar a pasar desapercibidos para el conductor, de manera que al acudir a la revisión de la ITV esta termine con un rotundo suspenso que nos impida seguir circulando con nuestro coche.

Una de ellas, por ejemplo, tiene mucho que ver con las emisiones contaminantes, probablemente el aspecto de más quebraderos de cabeza para conductores a los que se han tenido que enfrentar en sus últimas revisiones. Así, puede que no nos demos cuenta y que el coche, aparentemente, funcione con normalidad.

Sin embargo, el catalizador del motor o el sistema de inyección pueden no funcionar de manera correcta, lo que supone de nuevo un suspenso inmediato en la ITV ya que ningún vehículo es capaz de superar la inspección emitiendo más gases contaminantes de los que ha homologado antes de salir al mercado.

Alumbrado y señalización

el papel de las luces de un vehículo es tan sencillo como vital: que puedas ver y ser visto. Por lo tanto, hablamos de un elemento fundamental para garantizar la seguridad de los conductores y peatones de la vía pública. Aunque parezca difícil de creer, muchísimos vehículos no pasan la ITV por tener un fallo tan evidente como una bombilla fundida. Por eso insistimos en que, cuando te toque pasar la ITV, hagas antes algunos chequeos rápidos y sencillos.

Revisa que todas las luces funcionen correctamente y que están bien reguladas. Además de que la bombilla no esté fundida, debes comprobar que la óptica no esté en mal estado. Estos representan un 25,85% de las ITV desfavorables. La importancia del correcto funcionamiento del sistema de alumbrado en un vehículo permite ver la calzada correctamente y ser visto en igual medida.

Neumáticos

Lo primero que debes saber es que los neumáticos no tienen defectos leves, así que si el inspector detecta cualquier anomalía en los neumáticos no superarás la ITV de tu coche. Los neumáticos son de las pocas partes del coche donde no hay defectos leves que te permitan pasar la ITV, pero también debemos ser conscientes que son la única parte del vehículo que está en contacto con la carretera, así que por nuestra seguridad deberíamos extremar las precauciones y cuidados de los neumáticos.

Con todo, si los neumáticos están excesivamente desgastados, notarás que el vehículo comienza a comportarse de manera insegura. Sin embargo, algunos conductores instalan de manera voluntaria o involuntaria neumáticos con especificaciones que no son las apropiadas para su vehículo, lo que supone un suspenso inmediato en la inspección.

Neumáticos ITV coche inspección

Defectos graves en el bastidor, carrocería o parachoques

Aunque la gravedad de cada defecto es interpretable, hay una serie de fallos que no te permiten pasara con éxito la inspección, como, por ejemplo, los relacionados con el número de bastidor. Si el coche no tiene la placa con el número de bastidor, o éste no coincide con el de la documentación, o ha sido manipulado o no se puede leer es motivo de suspenso.

También podemos suspender el control por defectos en la carrocería como la presencia de aristas vivas o que puedan cortar, la presencia de óxido o perforaciones graves y de cerraduras o bisagras en mal estado o defectuosas, también son motivo de rechazo. Ojo también con el parachoques, si hay riesgo de que se desprenda los técnicos considerarán esto como fallo.

¡Sé el primero en comentar!