Películas de estreno a 2 euros en Internet: la tabla de salvación del cine español

Llegó el día del estreno de la primera película española que aterriza de forma simultánea a salas de cine, en formato DVD y en videoclubs online, donde se puede ver por 2 euros. "Carmina o revienta" se erige como ejemplo de los nuevos tiempos que corren y señala el camino a seguir por la industria para rentabilizar sus inversiones.

El lanzamiento de la ópera prima del actor y ahora director Paco León ha llegado acompañado de gran polémica. La apuesta del artista por un nuevo modelo de negocio para comercializar su película de forma simultánea en Internet junto al formato físico (DVD) y salas de cine le ha granjeado la enemistad de productores y de las propias salas, que han tratado de boicotear la cinta con un rechazo manifiesto a su estreno negándose a exhibirla. El argumento que esgrimen es que Internet supone un terreno de competencia desleal y una forma de hundir su negocio.

La cerrada posición de este sector respecto a las bondades de la Red queda así evidenciada de una forma flagrante. En lugar de ver Internet como un aliado en el que apoyarse y procurar la adaptación de su negocio a las nuevas tecnologías prefieren mantenerse anclados en un modelo que les ha reportado pingües beneficios pero que está condenado al cambio sin lugar a dudas. Pensar lo contrario hace tiempo que pasó a ser un autoengaño o una muestra de vida de espaldas a la realidad.

Le pese o no a parte de este sector la Red está ante sus ojos y solo aprovechándose de ella lograrán sacar beneficios económicos y hacer viables sus inversiones (más allá de unas subvenciones que parecen condenadas a la extinción). El público ha demostrado en numerosas ocasiones que está dispuesto a pagar, tanto en la Red como para completar su videoteca de DVD o para acudir a disfrutar de obras en salas de cine. ¿Qué imposibilita que esto sea así y muchos accedan a películas gratis a través de Internet? Simple y llanamente: el precio.

Un aficionado al cine está encantado de acudir a las salas a disfrutar de los estrenos. Ir al cine es en muchas ocasiones un acto social, de entretenimiento, como el que acude a ver cualquier espectáculo. Sin embargo, el impresionante aumento de los precios en taquilla, unido a las amplias posibilidades que ofrece Internet (P2P, etc.) ha hecho que los usuarios se frenen a la hora de acudir a las salas. Si a ello le unimos el momento de crisis económica experimentado en los últimos años, la ecuación encaja a la perfección. Hacer del precio algo más asequible se antoja imprescindible para recuperar el público perdido.

Gran expectación ante el estreno de la película

Consciente de esta realidad ha tenido que ser un actor conocido pero sin ser precisamente una megaestrella del cine como es Paco León el que ha señalado el camino que debe seguir esta industria. Su película se puede ver en múltiples plataformas online (iTunes, Canal+ Yomvi, Google Play…) por 1,95 euros durante las dos primeras semanas. La decisión ha servido para recabar múltiples apoyos a la iniciativa manifestados por redes sociales como Facebook y Twitter y es de esperar que consiga rentabilizar lo invertido y lograr beneficios.

El ejemplo está ahí y todo lo que sea no seguirlo es perder el tiempo por parte de la industria. Si consideran que las grandes producciones no son sostenibles por este precio, quizá convenga recordar que son las más demandadas y también se multiplicarían sus visualizaciones en la Red si lo comparamos con esta película de bajo presupuesto. La tabla de salvación es evidente. Agárrense a ella o sean testigos de su hundimiento.