¿Puede el Nuevo iPad competir con una consola?

¿Puede el Nuevo iPad competir con una consola?

Javier Sanz

Las prestaciones que Apple ha introducido en el llamado Nuevo iPad, su última apuesta en el sector de las tabletas, ha abierto un debate, siempre latente, en torno al futuro de los videojuegos, ya que todo parece indicar que esta nueva tableta de Apple es capaz de competir de tú a tú con las actuales consolas domésticas.

Lógicamente estos son días para hablar del Nuevo iPad, como se conoce al que supuestamente iba a ser el iPad 3 de Apple. Y se habla no sólo porque todo lo que hace la marca de la manzana crea siempre una gran expectación a su alrededor, sino también por las extraordinarias prestaciones que parece albergar en su interior, hasta el punto que se podría considerar como un verdadero punto de inflexión en la evolución del sector de las tabletas.

Pero tan sonadas son sus características que el Nuevo iPad de Apple también podría tener una importante influencia en el devenir de un sector donde las tablets comienzan ya a tener una gran presencia: la industria de los videojuegos.

Y es que son muchos quienes opinan que, tras un vistazo detenido a sus principales prestaciones, el Nuevo iPad estaría, como mínimo, a la par con las actuales consolas domésticas, esto es, Xbox 360 y PlayStation 3 en cuanto a rendimiento. De hecho, en algunas de sus características, la nueva tableta de Apple se muestra superior a la potente consola de Sony, expresado en su extraordinario procesador A5X de cuatro núcleos.

La duda surge en seguida: ¿Será capaz de ofrecer el Nuevo iPad una alternativa a las consolas domésticas? Está claro que por rendimiento, si no los supera, al menos sí que está a la altura, por lo que perfectamente podría incluirse entre los hardware a tener en cuenta a la hora de desarrollar un juego.

Sin embargo aún existe una especie de barrera que quizá le impida erigirse como tal. Y ésa es la apuesta aún poco sólida por parte de las grandes compañías hacia un sector, el de las tabletas, que sigue creciendo. Pero quizá el Nuevo iPad venga a configurarse precisamente como el impulso definitivo hacia ese camino que muchos analistas apuntan como el futuro de la industria de los videojuegos y que estaría lejos de las consolas domésticas tal y como las concebimos actualmente.

Precisamente, ésa es la gran baza de Microsoft y Sony: un catálogo extensísimo y, sobre todo, el peso que aún tiene la tradición de jugar frente a una pantalla de televisor y un mando en la mano. Pero, ¿hasta cuándo? Posiblemente la respuesta la tengamos en un par de años, cuando las llamadas consolas de nueva generación, esto es PlayStation 4 y Xbox 720 (o Durango) estén ya en el mercado. Serán los usuarios, cómo no, los que tengan la última palabra.