La UE aumentará el tiempo de protección de los derechos de autor para contentar a la industria

Las presiones de la industria cultural podrían volver a tener una respuesta positiva por parte de la clase política de la Unión Europea. Bruselas aumentará hasta 70 años la protección de los derechos de autor en obras musicales desde los actuales 50 años.

Semana clave la que se dibuja en Europa respecto a los derechos de autor. En un momento en el que Internet ha cambiado el concepto rígido que existía años atrás, los políticos de la Unión Europea insisten en la ampliación del tiempo de protección de los mismos con el fin de preservar el interés de sus titulares: los creadores y la industria discográfica.

Según leemos en Europa Press, un funcionario de la Unión Europea que ha querido mantenerse en el anonimato habría confirmado la acción por parte del organismo. "A pesar de que algunos países se han opuesto, es probable que se acuerde una extensión de la protección de los derechos de autor, pasando de 50 a 70 años", explicó. El asunto será tratado de forma inminente en Bruselas y pronto conoceremos la decisión, aunque todo apunta a que la clase política responda de una forma positiva a la iniciativa.

De este modo, las grandes compañías de la industria musical como Sony Music Entertainment, Warner, Universal y EMI aumentarían sus ingresos tras haberlos reducido teóricamente por el impacto que les ha supuesto Internet. Así lo asegura el organismo representante de la industria musical, IFPI, que cuantifica en 19 de 20 las canciones que los usuarios descargan a través de la Red sin pagar derechos de autor.

La medida contentará igualmente a Estados Unidos, como explicó el consejero delegado del IFPI, Frances Moore, al asegurar que "aumentar la protección a 70 años servirá para estrechar la distancia entre Europa y sus socios internacionales". No en vano, en EEUU los derechos de autor en obras musicales llegan hasta los 95 años después de su grabación. Las obras escritas conservan para sus herederos un plazo de 70 años tras la muerte del autor. Asimismo, recordemos en este punto las fuertes presiones del país norteamericano con los diversos gobiernos a nivel mundial para que endurezcan su legislación respecto a las descargas en Internet. Fruto de las mismas nacieron censoras normas como la Ley Sinde en nuestro país y ahora parece que es el turno de la UE.

Así pues, la clase política sigue adelante con sus proyectos inmovilistas con tal de no dirigir sus esfuerzos al reto que supone la llegada de Internet. El analista musical Mark Mulligan se cuestiona el movimiento de la UE: "Hay un riesgo en poner demasiada atención y esfuerzos de presión para intentar proteger lo que se ha hecho en el pasado".