Acer se estrella en el mercado de las tabletas

Acer se estrella en el mercado de las tabletas

Redacción

El competitivo sector de las tabletas empieza a dejar a los primeros fabricantes rezagados. Uno de ellos es el asiático Acer, que tenía muchas esperanzas de hacerse un hueco en este sector pero que ha acabado por rebajar un 60% las previsiones de distribución de esta clase de dispositivos.

La agencia Reuters se hace eco del último recorte en las previsiones de venta y distribución anunciado por Acer. El fabricante taiwanés no encuentra el camino para estabilizarse en este mercado después de haberse consolidado en la segunda posición mundial en venta de ordenadores, mas al mercado abierto por el iPad en el segundo trimestre de 2010 le está costando demasiado adaptarse.

Sin ir demasiado lejos, el pasado mes de marzo, su patrón Gianfranco Lanci acabó por dimitir después de no haber cumplido con las expectativas de venta de este tipo de dispositivos. El actual responsable de la compañía, J.T. Wang, ha sido el encargado de rebajar el optimismo de ventas de un dispositivo que crece de la mano de otros fabricantes como Apple o Samsung pero que tampoco consigue arrancar con algunos, como RIM y su Blackberry Playbook.

De este modo, Acer podrá a la venta en 2011 un total de 3 millones de unidades de sus tabletas, cifra muy alejada de las previsiones iniciales, que hablaban de entre 5 y 7 millones de unidades en todo el mundo. El recorte en las previsiones supondrá también que la compañía asiática haga lo propio con 300 puestos de trabajo, aunque en sus previsiones señalan al "tercer trimestre del año como considerablemente más estable" y esperan que "el cuarto mejore".

El anuncio de Acer ha vuelto a abrir el debate sobre la existencia de una burbuja en el sector de las tabletas. Algunos analistas anunciaron meses atrás que los fabricantes habían hecho unas previsiones desmedidas de ventas en un sector recién nacido y para nada estable. El elevado precio de estos dispositivos se uniría a una demanda menor a la que todos esperan, lo que podría acabar por reventar un mercado en el que se espera que su precursor, Apple, sea el menos perjudicado según estas teorías.