Por el precio de los 50 Mbps de Movistar, en parte de EEUU disfrutarán de 1 Gbps

La banda ancha ultrarrápida continúa su despliegue por parte del planeta mientras en España avanza a un exasperante ritmo. El último caso que hemos conocido es el de una conexión FTTH en Estados Unidos que por algo más del precio final que los 50 Mbps de fibra de Movistar (48 euros al mes) ofrecerá una velocidad de 1 Gbps.

Las redes de fibra óptica pasan por ser el futuro de la banda ancha fija en todo el mundo. Por este motivo, algunos países han apostado de lleno por este tipo de infraestructuras y colaboran con los operadores privados para el despliegue de redes que permitan a los ciudadanos navegar a velocidades que son realmente inimaginables para la mayoría de los españoles.

El último caso que nos ha llamado la atención ha sido el de la oferta del operador estadounidense Sonic, que en un pequeño núcleo del estado de California ofrece conexiones de 1 Gbps por 70 dólares al mes (algo más de 48 euros). Esto supone una velocidad de conexión 10 veces superior a la más potente que existe en nuestro país, como los 100 Mbps de Movistar, que anunció recientemente esta oferta para empresas pero a un precio mensual que dobla al de esta conexión norteamericana.

Por ahora, el despliegue de esta red de fibra hasta el hogar está siendo reducido, con una primera fase de 700 hogares, según informa Xataka On. Con el paso del tiempo se espera que la red se extienda a un mayor número de hogares, aunque ya es significativo el ambicioso proyecto de un operador al margen de los tradicionales en Estados Unidos como son AT&T o Comcast.

Volviendo a la realidad de nuestro país, parece muy lejano en el tiempo que se comercialicen este tipo de conexiones. Por ahora encontramos casos muy puntuales de velocidades ultrarrápidas pero que quedan muy por detrás de estas de 1 giga que no sólo encontramos en países como EEUU, Japón o Corea del Sur. En Portugal, por ejemplo, el operador Zon ofrece 1 Gbps aunque su precio es inaccesible para la gran mayoría de los bolsillos (249 euros al mes).

Hasta ahora la reducida cobertura, al margen del precio, es el gran hándicap para que se extiendan estas conexiones entre los usuarios. La inversión por parte de los operadores en estos despliegues está estancada y suena prácticamente utópico la llegada de estas velocidades a nuestro país.