Movistar despliega un cable de fibra entre Canarias y la Península para mejorar los servicios

Movistar está dispuesta a mejorar la calidad de la banda ancha que ofrece en las Islas Canarias. Así se deduce de la inversión de 70 millones de euros que ha realizado para desplegar un cable submarino de fibra óptica entre Cádiz y el territorio insular y que entró en funcionamiento en el día de ayer.

Según leemos en RTVC.es, las telecomunicaciones en Canarias se verán mejoradas de forma inminente tras la entrada en funcionamiento de Pencan 8, el nuevo cable submarino de fibra óptica de Movistar. Con una longitud de 1.400 kilómetros, estará conectado entre Candelaria, en Tenerife, hasta Conil de la Frontera, en la provincia de Cádiz. Según Movistar, la fiabilidad de las comunicaciones de voz, datos y banda ancha entre las islas y la Península se verá mejorada.

De este modo, se pretende acabar con la mayor lentitud que sufren en las islas en cuanto a conexión a Internet así como tener una latencia más alta. En la presentación del cable, el director de Movistar en Canarias, Juan José Flores, señaló que "esta instalación posibilitará mayor calidad y protección ante una posible avería". El presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, aplaudió la iniciativa y destacó que "no se es competitivo si no se tiene una buena conectividad con el resto del mundo".

Escasa competencia en Canarias

Históricamente el territorio canario ha sido uno de los bastiones de Telefónica en cuanto a servicios de voz y banda ancha. La propia Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) señala a esta comunidad como una en las que menor competencia existe entre operadores, ya que Movistar controla más de las tres cuartas partes del cable en Canarias.

Sin embargo, poco a poco los operadores alternativos han decidido entrar a competir en el territorio insular. A lo largo de este año, Vodafone desplegará su cable submarino, para el que invertirá 25 millones de euros y que espera poner en funcionamiento a finales de año. La compañía espera así poder ofrecer "mejores precios y servicios" que los que da en estos momentos Movistar. Vodafone es por ahora la primera alternativa al operador dominante con 11.000 clientes en la capital grancanaria y espera seguir creciendo con esta nueva inversión.