¿Pagarías 1 euro más por tu conexión a Internet para financiar una red de fibra óptica?

Ante el elevado precio del despliegue de las redes de fibra óptica operadores y gobiernos buscan nuevos modos de conseguir fondos para desarrollarlas. La última propuesta que conocemos viene de Francia, donde el Gobierno ha propuesto un canon a las conexiones de banda ancha tanto fija como móvil para financiar la red de última generación.

Siguiendo los pasos de propuestas similares en Europa, Francia se plantea la imposición de un canon que ayude a financiar las nuevas infraestructuras que permitirían velocidades de acceso a Internet ultrarrápidas. Concretamente en Reino Unido ya se formuló la posibilidad de imponer una tasa de 0,50 libras mensuales para lograr fondos que permitan desplegar la red de fibra óptica de forma más rápida.

En otro país como Italia, la colaboración entre el Gobierno y cuatro de los principales operadores también es un hecho para el despliegue de una red que asegura que permitirá acceder a estas velocidades ultrarrápidas a la mitad del país en el año 2015. El siguiente miembro de la Unión Europea que quiere iniciar el desarrollo masivo de estas redes es Francia y cumplir así con los plazos marcados desde Bruselas, que esperan que en 2020 la mitad de la población del continente navegará a 100 Mbps.

La propuesta francesa apela a la solidaridad digital

Según leemos en BlogCMT.com, en el caso galo se espera que para el año 2020 el 70% de sus habitantes tengan acceso a Internet a alta velocidad, siendo 2025 el año marcado para que este porcentaje ascienda al 100%. El senador Hervé Maurey propone varias soluciones para que este plan se desarrolle tal y como está dispuesto. Una de ellas, que ya ha generado polémica entre los internautas franceses, ha sido la llamada "solidaridad digital".

Esta propuesta pasaría por imponer una tasa de 0,75 euros al mes a todas las conexiones de banda ancha fija y móvil. Las cantidades recaudadas irían directamente al fondo destinado a financiar los proyectos para el despliegue de estas redes de nueva generación. Con esta tasa se lograrían cerca de 540 millones de euros al año. Además, propone gravar al 2% los aparatos de electrónica de consumo como pueden ser los televisores o las videoconsolas, que a la postres se verían beneficiadas del acceso a Internet a alta velocidad en cuanto podrían ofrecer a sus usuarios contenidos en HD o 3D o posibilidades de juego online de gran calidad en el caso de las consolas.

La propuesta ya ha despertado las reticencias de los usuarios, mientras que nosotros nos preguntamos si este tipo de medidas tendrían una buena acogida en un país como España. Aquí el elevado precio de la banda ancha no invita a sumar nuevas tasas que la encarezcan. ¿Qué medidas debería emplear el Gobierno para potenciar el desarrollo de la que a todas luces parece una de las redes del futuro? ¿Estarías dispuesto a pagar 0,75 euros extra al mes para ayudar en el despliegue de una red de fibra óptica?