Reino Unido desplegará fibra óptica priorizando los puntos con mayor demanda

Reino Unido desplegará fibra óptica priorizando los puntos con mayor demanda

Redacción

El operador británico BT ya se ha puesto manos a la obra para concretar su anunciado despliegue de fibra óptica por el territorio de Reino Unido. La compañía ha lanzado una encuesta a nivel nacional para conocer las opiniones de los usuarios y desplegar su red en primer lugar en las zonas donde detecten que existe una mayor demanda.

"Carrera hacia el Infinito". Así ha denominado BT a su campaña para construir una infraestructura de fibra óptica que permitirá a gran parte de los ciudadanos británicos acceder a Internet a velocidades ultrarrápidas. El primer paso ha sido el lanzamiento de una encuesta a la que puede contestar cualquier residente en el país para demostrar hasta qué punto está interesado en que estas conexiones lleguen a su hogar o comunidad.

El plazo para contestar a esta petición se cerrará a final de año y el operador desplegará entonces su red en las cinco opciones que más votos hayan recolectado para el año 2012. Además, si las comunidades no logran entrar en este "top cinco" pero muestra un alto nivel de demanda o más de lo que esperaba BT tendrá más posibilidades de ser de las primeras en recibir las bondades de esta red.

Conviene recordar que el ambicioso plan de la compañía es hacer llegar esta infraestructura a dos tercios de Reino Unido en 2015 con un coste cercano a los 2.500 millones libras (casi 3.000 millones de euros), habiendo completado para 2012 el 40% de esta promesa. "La Carrera hacia el Infinito es una oportunidad para que escuchemos la voz de este país. Más de 4 millones de hogares tendrán nuestra fibra óptica a finales de 2010 y ahora queremos escuchar las opiniones de las ciudades más pequeñas del país para hacer llegar nuestra promesa", declaró Gavin Patterson, directivo de la compañía, orgulloso de su propuesta.

La iniciativa de BT contrasta con lo que sucede en nuestro país, donde la fibra óptica y su despliegue se encuentran en un punto de estancamiento generalizado. Los operadores no invierten y algunos como Telefónica aseguran que "no existen servicios que justifiquen este despliegue". Además, la última decisión de la Comisión Europea de obligar a compartir al ex monopolio su red de fibra óptica podría incluso desacelerar más el proceso de expansión de esta red y prolongar más si cabe en el tiempo las previsiones de la CMT, que situaban en el año 2023 el despliegue de fibra en el 45% de los hogares de España.