Google admite que ha tenido que ceder respecto a su idea de neutralidad de la Red

Google ha querido salir al paso de las acusaciones que aseguran que con el acuerdo logrado con el operador Verizon rompía el principio de neutralidad de la Red y se ha vuelto a autodenominar como uno de los principales defensores de un Internet abierto. Sin embargo, la compañía ha admitido que ha tenido que "ceder" respecto a su postura en torno a este concepto.

En una entrada publicada en su blog, el buscador ha querido responder a las numerosas críticas recibidas tras el anuncio del acuerdo con Verizon. En un tono firme, la compañía californiana ha calificado de "mitos" todas estas acusaciones y ha querido responder con lo que denomina "realidades" a cada una de ellas. "Hemos sido la voz corporativa líder en el asunto de la neutralidad de la Red durante los últimos cinco años", adelanta el comunicado.

No obstante, la empresa ha admitido el cambio en su postura respecto a la neutralidad de la Red. "Dadas las realidades políticas, este tema ha sido imposible de tratar en Washington desde hace varios años", afirma el buscador, que cree que ha dado un primer paso en la protección de este principio ya que esta "propuesta que contempla el estricto cumplimiento de medidas de protección para los consumidores es mejor que ningún tipo de protección".

Asimismo, Google cree que el acuerdo anima a la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC) a "preservar un Internet abierto a través de normas ejecutables sobre los proveedores de banda ancha" con "beneficios tangibles" para el usuario como la posibilidad de que la propia FCC pueda optar por la "prohibición de bloquear o degradar el tráfico cableado de Internet", así como de "discriminar" este tipo de tráfico.

Sin embargo, no ha sido éste el aspecto más criticado por los internautas sino su postura respecto a la neutralidad de Internet móvil. En este caso, Google no ha podido sino admitir que ha acabado cediendo en su planteamiento: "En todo debate es necesario ceder". "Hemos acordado una propuesta que permite que este mercado continúe libre de regulaciones por ahora, mientras que el Congreso de los Estados Unidos vigila la situación", asegura el comunicado.

Esto significa que Google pasa la "patata caliente" al Gobierno estadounidense en cuanto a Internet móvil, en lo que la propia compañía ve un "nuevo modelo de negocio". Sería la Administración quien debería dar el siguiente paso para velar por el principio de neutralidad de la Red según el buscador, pero ello no cierra la puerta abierta con el acuerdo: aquella que permite que los operadores prioricen unas conexiones o servicios de Internet sobre otras.