Alierta dice que no tenemos interés por las tecnologías de la información

El presidente del grupo Telefónica, César Alierta, aseguró hoy que en España «no existe brecha digital» en lo que respecta a las infraestructuras, sino «una falta de demanda» motivada por el escaso interés de la población por los nuevos servicios de las tecnologías de la información. – ¿No hay demanda o es que los precios son excesivos?

Asimismo, Alierta destacó el compromiso inversor de Telefónica, que gasta dinero en todos los municipios españoles, mientras que sus competidores lo hacen sólo en el 6%. Al respecto, comentó que «es menos atractivo invertir en un pueblo de 600 habitantes que en el Paseo de Gracia de Barcelona o la calle Serrano de Madrid».

Alierta, que intervino en la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Senado, se mostró convencido de que «el tema de la infraestructura no es un problema» en el desarrollo de la Sociedad de la Información. «El problema no son las redes. Si hay una regulación razonable, las redes estarán ahí», apuntó.

A su juicio, el problema reside en la demanda de los consumidores y el interés de los usuarios, no en la oferta de servicios. En este sentido, Alierta recordó que, según un estudio, el 50% de los españoles no están interesados por las nuevas tecnologías de la información, «por múltiples razones».

En esta misma línea, remarcó que la preocupación de las empresas como Telefónica debe centrarse en ofrecer los mejores servicios al 85-90% de la población a la que llega la banda ancha, mientras que del 10-15% restante debe ocuparse la administración «realizando un esfuerzo».

Según las previsiones de Telefónica, en 2008 todas las grandes empresas, el 90% de las pymes y el 50% de los hogares utilizarán la banda ancha. «Sería bueno que pudiéramos decir lo mismo de las administraciones públicas», apuntó el presidente de la multinacional.

REGULACION «EX-POST».

Además, Alierta abogó por un marco regulatorio «ex-post» que fomente la innovación, y por una regulación predecible y asimétrica. «Que nos dejen equivocarnos y después nos corrijan. Tienen que dejar que se desarrollen las inversiones y corramos los riesgos que hay que correr», insistió.

En el tema concreto de la voz sobre IP, manifestó su escepticismo sobre la capacidad del regulador para predecir el desarrollo del mercado y, en este sentido, defendió que hay que esperar dos o tres años para ver «por dónde va el mercado» y entonces elaborar una regulación «razonable».

Por otra parte, Alierta consideró una «magnífica noticia» que el Gobierno tenga previsto sacar a licitación el servicio universal de telecomunicaciones, actualmente prestado por Telefónica de España, que asume además su coste íntegramente, una situación que «no existe más que en este país», resaltó.

En 2002, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) reconoció un coste neto del servicio universal de 110,1 millones de euros, frente a los 224 millones de euros estimados por Telefónica. Sin embargo, el regulador consideró que la compañía no sufre una desventaja competitiva por este coste, por lo que debe asumirlo en su integridad.

Asimismo, Alierta destacó el compromiso inversor de Telefónica, que gasta dinero en todos los municipios españoles, mientras que sus competidores lo hacen sólo en el 6%. Al respecto, comentó que «es menos atractivo invertir en un pueblo de 600 habitantes que en el Paseo de Gracia de Barcelona o la calle Serrano de Madrid». Preguntado por la estrategia de Telefónica en el sector audiovisual, Alierta respondió que su compañía mantendrá «en los próximos años» la participación del 24,8% que tiene en Sogecable, al tiempo que impulsará su televisión Imagenio, que actualmente tiene unos 50.000 clientes, para alcanzar el millón de clientes en 2008