Logran probar con éxito la primera emisión televisiva en resolución 8K

Apenas ha comenzado el despegue de la resolución denominada 4K cuando nos llega desde Japón la noticia de la primera prueba exitosa de emisión en formato 8K. Se trata de la llamada Super Hi-Vision, cuya resolución es 16 veces superior a la alta definición (1280 x 720 píxeles).

Desde hace unos años la cadena pública japonesa NHK trabaja en el desarrollo de la tecnología que sucederá a la definición 4K (3840 x 2160 píxeles). A pesar de que ésta aún no ha comenzado a convertirse en estándar generalizado debido tanto a la falta de contenidos como al elevado precio de los equipos que incorporan pantallas de este tipo, los investigadores ya perfilan la que será la tecnología del futuro y que permitirá ofrecer una calidad de imagen espectacular.

La intención desde el país asiático es que la nueva ultraalta definición (como se podría traducir a nuestro idioma) se empiece a ofrecer para 2020 coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Tokio. No obstante, a pesar del éxito de este primer test de emisión televisiva, algunos expertos consideran que esta fecha es demasiado prematura para el lanzamiento de este formato.

En cualquier caso, el primer test ha finalizado con éxito. La NHK consiguió transmitir una señal 8K (7680 x 4320 píxeles) a una distancia de 27 kilómetros en el canal UHF. «El éxito de este experimento es un gran paso adelante para la futura emisión terrestre en calidad Super Hi-Vision», explican desde el laboratorio de la NHK.

Sin embargo, su consolidación aún está muy lejana. Así lo explica Damian Thong, analista de Macquarie Securities en Tokio. «Nunca estuvo en duda la capacidad de NHK y sus socios, pero la cuestión importante es si habrá argumentos comerciales que justifiquen la adopción del 8K», señaló. «La mayoría de las personas no son capaces de discernir entre 8K y 4K a la distancia a la que habitualmente se suele ver la televisión», explica.

«Más allá de la resolución, el argumento más convincente para dar el salto a este formato pasaría por la mejora en aspectos como la velocidad de fotogramas, el color o el rango dinámico. No obstante, esta migración tendría un coste muy elevado tanto para las cadenas como otros proveedores de contenidos», indicó a la par que aseguró que dada la tardanza que llevará la masificación de la resolución 4K no espera que el 8K se imponga «quizá hasta 2030 aproximadamente».