La cercana presentación de Windows 9 confirma la decepción de Microsoft con Windows 8

En los últimos días se han intensificado los rumores acerca del nuevo Windows 9. El bajo índice de adopción del último sistema operativo de Microsoft ha provocado que la compañía acelere el lanzamiento de su sucesor, el cual podría llegar en poco más de un año.

El presente 2014 ha arrancado con nuevos rumores sobre los planes de futuro de la firma de Redmond. En concreto, al margen de la búsqueda de un nuevo CEO que sustituya a Steve Ballmer y dé un nuevo impulso a la compañía, ésta trabaja en el desarrollo del sucesor de Windows 8. A pesar de la cercanía de su lanzamiento (octubre de 2012), la última plataforma de la empresa estadounidense no ha convencido entre los usuarios.

Desde que se publicasen las primeras versiones previas de W8 surgió la posibilidad de estar ante lo que muchos calificaban como «el nuevo Windows Vista«. Los más críticos con el nuevo sistema de Microsoft no tardaron en compararlo con el que es considerado como uno de los fracasos más sonados del gigante norteamericano. No en vano, sus directivos llegaron a reconocer el desliz que había supuesto el lanzamiento de un sistema al que pronto sustituyó Windows 7.

Si bien este último logró un éxito fulgurante y a día de hoy es el más utilizado en todo el mundo, la compañía decidió dar un nuevo paso al frente con Windows 8, cuya nueva interfaz Metro UI despertó una enorme cantidad de críticas entre los usuarios. El intento por remodelar el sistema con la versión 8.1 del software no acabó de convencer, tal y como demuestran los cálculos que apuntan a que únicamente 25 millones de PC en todo el mundo habrían actualizado a dicha versión hasta el momento.

Con esta situación no han tardado en destaparse filtraciones que apuntan a un nuevo Windows, conocido con el nombre en clave Threshold. Su lanzamiento estaría previsto para 2015 y el objetivo primordial sería hacer olvidar el fiasco que ha supuesto W8. Sus novedades intentarían paliar las debilidades de esta versión, que para muchos estriban en la citada interfaz y la falta del menú de Inicio clásico.

Este mismo mes de abril podría llegar la presentación del software en el BUILD 2014 que se celebrará en la ciudad estadounidense de San Francisco. Si bien Microsoft podría presentar igualmente alguna novedad a integrar en Windows 8.1, la expectación girará en torno al anuncio de un sistema operativo llamado a hacer olvidar otro tropezón de la compañía de Redmond. ¿Qué mejoras creéis que debería introducir para triunfar como no ha hecho su antecesor?