Telefónica dispone todavía de 1.540 millones para compras de autocartera

Según publica el diario Cinco Días, el exmonopolio ha desvelado en un documento destinado a inversores uno de sus secretos mejor guardados: el coste real de su autocartera. Ha comprado a buen precio y lleva gastados poco más de 1.160 millones, así que todavía le quedan 1.540 millones para cumplir su promesa de recompra de acciones en 2007. El equipo financiero de la operadora y la propia compañía dan puntualmente información al mercado y a la CNMV sobre el cumplimiento de su promesa de recomprar 2.700 millones de euros en acciones entre 2006 y 2007. Pero sólo en lo que a número de títulos y porcentaje de capital se refiere. La compañía guarda celosamente el coste de sus adquisiciones y ése es el parámetro que determina el grado de cumplimiento del compromiso.

Telefónica ha prometido destinar 2.700 millones y el número de acciones que finalmente compre dependerá del coste al que se adquieran. Lo último que se supo es que la operadora había llegado al 1,6% del capital el pasado 22 de enero, con poco más de 79 millones de acciones. A precios de mercado de ese momento, el paquete adquirido tenía un valor de unos 1.300 millones de euros, así que sólo le quedarían otros 1.390 millones de gasto.

La realidad es bien distinta. Según la información revelada el pasado día 16 por el director financiero de Telefónica, Santiago Fernández Valbuena, en un encuentro organizado en París por Société Générale, hasta el cierre de 2006 la compañía se había gastado 1.100 millones de euros en 75,6 millones de acciones. Esto supone un coste medio de adquisición de 14,55 euros por título.

A esta cifra tendría que añadirse el desembolso, de unos 57 millones, en otros 3,43 millones de títulos comprados en las primeras semanas de enero de ese año.

En total, por tanto, son 79,03 millones de títulos, el 1,6% del capital. Y en ellos se ha gastado unos 1.160 millones de euros, bastante menos de lo previsto. El precio medio de adquisición de la mayoría de las acciones está casi dos euros por debajo de la cotización actual de la operadora.

Lo importante para el mercado, sin embargo, no es tanto lo que ha comprado sino lo que queda por adquirir. Los datos de gasto que se han dado hasta ahora implican que Telefónica ha cumplido cerca del 43% del programa de recompra, así que le queda más de la mitad. En los próximos nueve meses, la operadora debe completar compras de autocartera por 1.540 millones para llegar a los 2.700 millones comprometidos.

Otra vez, el número de acciones que compre con este dinero dependerá del precio de cotización. Y a partir de ahora puede salir más caro, puesto que la operadora ha emprendido el camino al alza en Bolsa desde finales de septiembre y está a 16,49 euros.

A los precios actuales, el dinero que le queda a Telefónica para recompras daría para algo menos de 94 millones de acciones. Sumadas a las que ya tiene, serían 173 millones de títulos, el 3,5% del capital, cuyo destino exclusivo es la amortización. Esta vez, el compromiso de la operadora es nítido. La autocartera no será utilizada para comprar compañías ni para repartirla entre los socios, sino que se cancelará.

Telefónica realizó su compromiso de recompra de acciones el pasado mayo, con un plazo de 19 meses -hasta finales de este año- para cumplirlo. Esto significa que, cuando ya ha transcurrido más de la mitad del periodo, la operadora no ha llegado a la mitad de la recompra, pero hay una explicación. Durante buena parte del año pasado, Telefónica tuvo las manos atadas para comprar acciones, puesto que su autocartera estaba a rebosar -muy cerca del límite legal del 5%-, ya que con ella iba a comprar Telefónica Móviles.

Esta operación se consumó en verano, la autocartera se vació y sólo a partir de ese momento comenzó Telefónica a poder comprar acciones para cumplir el compromiso con los accionistas. En estos momentos, lleva casi dos meses sin actuar en el mercado, aunque la caída de las últimas jornadas ha sido propicia para adquisiciones a menor precio.

Mucho capital y operaciones diversas

Desde que César Alierta llegó a la presidencia de Telefónica, por las manos de la operadora ha pasado ya el 13,44% del capital de la compañía. Y esta acaparación no se ha debido sólo a planes de recompra para reducción de capital, sino que los destinos de estas acciones han sido de lo más variados.

Las primeras adquisiciones se remontan a 2002 y 2003, ascendieron al 2% del capital y fueron amortizadas. Después de este plan, Alierta puso en marcha otro de mayor calado. La adquisición llegó casi al 5% del capital y con él se hicieron operaciones tan diversas como la compra de Terra o el reparto entre los accionistas de una acción por cada 25 que tuvieran.

El contador volvió a quedar a cero y se inició otra andanada de compras que concluyó el pasado verano. También se rozó el 5% del capital en autocartera, que fue utilizado para intercambiarlo por acciones de Telefónica Móviles en la fusión por absorción que puso fin a la vida bursátil de esta filial.

La nueva etapa de recompra concluye a final de año y todas las acciones serán amortizadas.