Movistar pone en marcha su plan para acabar con las redes de ADSL

Movistar pone en marcha su plan para acabar con las redes de ADSL

Claudio Valero

El nuevo proyecto de Movistar denominado Proyecto de Transformación de Operaciones y Red, apuesta por la simplificación, transformación y diferenciación. La operadora busca planificar los próximos años y por ello ha puesto en marcha este plan para transformar su red y dotarla de mayor capacidad, más cobertura y mejor calidad. La apuesta es clara por la fibra óptica y el 4G, con el consecuente cierre de miles de centrales de cobre que ofrecen ADSL.

Movistar tiene claro que el futuro de la banda ancha pasa por la fibra óptica y por el abandono de las tradicionales redes de cobre. En este momento complicado para el sector, donde la crisis y la bajada de los ingresos han hecho mella, la operadora apuesta por transformar su red. El proyecto busca simplificar las redes para que sean más pequeñas, modernas y baratas de mantener. Todo con el objetivo de reducir los trabajos y los equipos en el lado del usuario. Recordemos la posibilidad de sustitución de los routers por unos virtuales.

Uno de los puntos más destacados del Proyecto de Transformación de Operaciones y Red es que habla del “apagado” de la red de cobre tradicional. Actualmente, Movistar tiene 6.600 centrales que utilizan esta tecnología y el objetivo pasa por reducirlas a sólo 2.300 en el año 2020. El cierre de centrales comenzará por las que no dan servicio a otras operadoras y se extenderá a las que sí lo ofrecen, a los 5 años, tal y como regula la Ley actual.

Se producirá un “apagón” generalizado de todas las redes y tecnologías obsoletas que todavía siguen activas en muchas centrales como son el RDSI, ATM y X25. El objetivo es claro, simplificar las redes y prescindir de todo lo que no sea necesario para la banda ancha del futuro.

Además, Movistar reducirá el número de proveedores con los que trabaja y sólo mantendrá a los implicados a nivel nacional y territorial. Leemos que la operadora solo quiere un único suministrador por “site”, con el objetivo de reducir al máximo el equipamiento en casa del cliente. La idea es instalar un solo dispositivo que sea capaz de ofrecer varios servicios, como podrían ser fibra óptica, teléfono y televisión.

Los acuerdos con sus competidores para compartir infraestructuras serán parte primordial de este proceso de transformación. El objetivo es cerrar el año 2013 con 3,5 millones preparados para fibra óptica y llegar a 8,5 millones en 2014. ¿Qué os parece el ambicioso plan de Movistar para transformar sus redes?