Surface deja de ser una máquina de perder dinero para Microsoft

Se cumple el primer año de Surface en el mercado. La tableta de Microsoft, que acaba de estrenar segunda versión, ha sido hasta ahora un gran fiasco tecnológico, pero la compañía ha informado de una notable mejora en los beneficios económicos generados por el dispositivo.

La rebaja en el precio del primer tablet lanzado por los de Redmond se ha mostrado como una medida efectiva. A mediados de julio la firma estadounidense optaba por abaratar su modelo con Windows 8 RT alarmada por las bajas ventas de un equipo con el que intentó lanzarse al mercado dominado por el iPad y las alternativas Android.

Hasta entonces Surface se podía catalogar como una «máquina de perder dinero«. No en vano, Microsoft había tenido que admitir que su inversión en este equipo le había llevado a perder nada menos que 900 millones de dólares en un solo trimestre. Solo la rebaja en su precio de 150 dólares (hasta dejarla en 349 dólares) se ha mostrado efectiva para cambiar esta tendencia.

Así lo han reflejado los resultados financieros del tercer trimestre del año. Durante el verano se vendieron el doble de tabletas Surface que entre abril y junio, lo que ha hecho pasar a la compañía de los números negativos a los positivos, puesto que en este periodo logró 400 millones de dólares en ingresos por su tableta.

A pesar de que la noticia es positiva, deja abierta una gran incógnita. ¿Cuántas unidades de sus versiones RT y Pro se han vendido? La compañía norteamericana no ha facilitado este dato y a estas alturas cuesta creer que haya sido por casualidad. Las ventas en el segundo trimestre fueron muy bajas, por lo que no costaría demasiado doblarlas, pero aún así no sabemos a cuantas unidades exactamente se refiere la información. ¿Qué miedo hay a aclarar este dato?

En cualquier caso, parece que Microsoft ha enderezado relativamente su rumbo en este sector en el momento justo. La firma estadounidense acaba de lanzar Surface 2 en sus versiones RT y Pro y tiene grandes esperanzas de hacer olvidar las escasas ventas que logró su predecesora un año atrás.