La industria cultural, conforme con castigar con cárcel a las webs de enlaces

La industria cultural no ha tardado en mostrar su plena satisfacción por el endurecimiento del Código Penal que prepara el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, y con el que se prevé castigar con hasta seis años de prisión a los administradores de webs de enlaces.

A comienzos de esta semana conocíamos el texto del anteproyecto de Ley Orgánica de reforma del Código Penal. Éste propone modificaciones muy destacables en los artículos que hacen referencia a los delitos contra la propiedad intelectual (el 270 y 271). A pesar de que los tribunales han insistido con sus numerosas sentencias en la legalidad del enlace, el nuevo texto incluye una reforma de cara a castigar con hasta seis años de prisión a los responsables de este tipo de webs, lo que es visto como un claro intento por criminalizar estas páginas.

Como era de esperar, la industria cultural y del entretenimiento ha mostrado su conformidad respecto a la reforma. Como leemos en elmundo.es, el presidente de la Federación para la Protección de la Propiedad Intelectual (FAP), José Manuel Touné, ha valorado como muy positivo el endurecimiento del CP. «Está bien orientado. Es un buen texto que adapta hasta las últimas novedades y mejora mucho la implementación de la legislación europea, que hasta ahora se había hecho tímidamente», señaló.

«Cada vez que se toca cualquier normativa sobre este tema se levanta polvareda, pero quienes tienen que temer el cambio son los que piratean y se benefician de ello«, afirmó Tourné, quien ve una buena progresión en el texto porque tal y como sucede en la actualidad, «todo el mundo queda fuera del delito». Con la reforma habrá «otros requisitos que el juez tendrá que comprobar que se cumplen. Técnicamente el tipo está mejor definido que el actual, siempre ha sido muy difícil definirlo, pero en su sentido se entiende, es más fácil de entender en este caso», explicó el presidente de la FAP.

De este modo, la reforma de Gallardón parece contentar por fin las aspiraciones de Tourné y su asociación. El pasado mes de diciembre reconocía su malestar por el fracaso que había supuesto la Ley Sinde. «La buena noticia con que este gobierno se estrenó ha quedado disuelta por la falta de resultados inmediatos, sobre todo cuando estamos hablando de un procedimiento que se pretendía muy ágil y rápido. Es lógico que estemos decepcionados«, señaló tras comprobarse que apenas se habían abierto 10 expedientes contra webs de enlaces en base a esta polémica norma.

Al margen de las palabras de Tourné, quien también vaticinó que «el final de las webs piratas está muy cerca«, otro sector que ve colmadas sus exigencias es el de los videojuegos. La reforma criminaliza la modificación de consolas de modo que lo que hasta ahora no se consideraba delito podría pasar a serlo tras un cambio en la redacción de estos artículos, modificación, por cierto, muy similar a la que sugirió un gigante como Nintendo meses atrás para acabar con la supuesta alta tasa de «piratería» que se da en España.