Razones por las que Netflix cancela algunas series a pesar de su buena aceptación

Una de las cosas que seguro que a la mayoría más rabia nos da en lo que se refiere al sector del entretenimiento y la televisión, es la cancelación de series que estamos siguiendo antes de que lleguen a su final, todo ello de manera inesperada.

Seguro que esto es algo que la mayoría hemos sufrido de primera mano en algún momento, y al mismo tiempo es algo que igualmente está afectando a las actuales plataformas de vídeo a la carta, como sucede con Netflix o HBO, entre otras. Pero claro, una cosa es que se cancele una serie que no ve casi nadie o que ha recibido unas críticas muy malas con el paso de los capítulos, y otra muy diferente es que esto suceda con una de las mejores series de Netflix y seguidas por una buena cantidad de suscriptores.

Eso es, por ejemplo, lo que ha sucedido recientemente con Santa Clarita Diet en Netflix, ya que para disgusto de muchos, se acaba de saber que tras la finalización de la tercera temporada, la serie ha sido cancelada y no habrá una cuarta. Todo ello a pesar de las buenas críticas que en términos generales ha venido recibiendo el título casi desde sus inicios, por lo que su cancelación repentina puede sonar un poco extraño.

Sin embargo detrás de este tipo de decisiones, nos referimos a las cancelaciones de series de éxito, seguro que la firma tiene razones que a los usuarios y suscriptores se nos escapan. Por ejemplo, según se comenta los costes de producción de las series en estas plataformas de vídeo a la carta, se incrementan de manera considerable a partir de la tercera temporada, mientras que los costes de producción de las dos o tres primeras suele ser bastante más asumible.

Netflix o HBO a veces cancelan series de éxito sin explicación aparente

Y es que claro, a partir de la mencionada tercera temporada de las series, estos costes de producción van aumentando de manera paulatina, por lo que puede llegar el momento en que la propia compañía que tiene que asumir ese gasto, en este caso Netflix, a pesar del éxito de la serie, como sucedía con Santa Clarita Diet, una de las mejores series de humor, considere que no merece la pena seguir con un título de larga duración como esta.

Al mismo tiempo algunos también argumentan que, unido a esto que os comentamos, el creciente servicio online de vídeo, Netflix, quizá se comience a ver algo abrumado por la enorme cantidad de proyectos propios en los que se está embarcando, cifra que no para de crecer con el paso de los años. Así, cabe la posibilidad de que ante tal avalancha de producciones propias, la compañía responsable decida acabar con aquellos proyectos que ya se pueden considerar como de larga duración, a pesar de su éxito, y apostar por los nuevos.

Sea como fuere, lo cierto es que la cancelación de series con amplia aceptación antes de su final, hablemos de la plataforma que hablemos, desde el punto de vista de los usuarios no suele ser un plato agradable, por lo que cuando esto sucede seguro que más de uno se plantea la cancelación de su suscripción o el cambio de compañía.