El precio de los SSD caerá por los suelos con la nueva tecnología OLC

Hardware

Los SSD actuales utilizan cuatro tipos de memorias: SLC, MLC, TLC y QLC, en función de la cantidad de bits por celda que pueden almacenar, yendo desde un bit por celda en SLC hasta los cuatro bits de QLC. Los más comunes son MLC (2 bits) y TLC (3 bits) en los SSD actuales, con un buen equilibrio entre rendimiento, fiabilidad y durabilidad. Sin embargo, Micron quiere ir un paso más allá, y ya prueba memorias OLC de 8 bits.

Micron prepara SSD con memorias OLC: 8 bits por celda

A finales de 2018 ya comentamos que los SSD QLC no son tan malos como parecen, siempre y cuando vengan de una marca fiable como es Samsung. Estos SSD son más densos y baratos de fabricar, aunque su durabilidad es menor porque cada celda se reescribe más veces. Aún así, estos SSD tienen la misma cantidad de ciclos de escritura que unos TLC del doble de capacidad (por ejemplo, uno de 500 GB QLC dura lo mismo que uno TLC de 250 GB).

micron ssd

Sin embargo, llegar a almacenar 8 bits por celda sí que podría suponer un reto en cuanto a durabilidad y fiabilidad de los datos almacenados en esas unidades. Micron es uno de los grandes fabricantes de memorias del mundo, y en mayo de 2018 ya anunciaron sus memorias 3D NAND QLC, en una época en la que sus acciones se desplomaron por la bajada de precio de los SSD.

Curiosamente, no se había hecho ninguna mención a OLC (Octa-Level Cell) antes de estos últimos días, ya que hasta ahora ninguna otra compañía estaba fabricante celdas con más de 4 bits. La creación de estas memorias ha sido filtrada por WCCFTech, y afirman que estarán disponible para fabricantes durante esta primera mitad de 2019.

Los SSD OLC tirarán los precios al poco de lanzarse al mercado

Estas memorias permitirán, por tanto, almacenar un byte entero por celda (un 100% más de densidad que QLC), y se saltarán todo lo que se esperaba de la Ley de Moore con respecto a los SSD en los próximos años, ya que el futuro pasa por memorias 3D NAND de 72 y 96 capas, pudiendo llegar a 140 en el futuro. Estas memorias harán que haya un gran salto, ya que el resto de la industria acelerará aún más para competir con ellas. Esto, a su vez, se traduce en que el precio de los SSD se va a desplomar todavía más, donde ya encontramos SSD de 1 TB por 120 euros, o de 500 GB por 60 euros.

El aumento de densidad de TLC con respecto a QLC es del 33%, aunque la diferencia de precio actualmente es de en torno al 10%. Suponiendo esta duplicación de densidad, estaríamos hablando de una bajada de precio de al menos un 30 o 40% con respecto a precios actuales en las nuevas unidades con memoria de Micron, con lo que cada vez nos acercamos más peligrosamente al precio que tienen los discos duros actualmente. Al principio, cuando se lancen, habrá escasez y su precio será elevado, pero conforme vaya aumentando la oferta el precio irá tendiendo a bajar.

Escrito por Alberto García

Fuente > WCCFTech

Vía > HardZone

Continúa leyendo
  • ‘ aer11オーロラloxar

    Ya porfin podré comprar mi primer SSD :’u

    • Mauxx Rtg

      Son octa
      Lo peor de los 2 mundos
      Velocidad reducida (la experiencia nos ha mostrado que la velocidad baja entre más grande es el número de bits por celda) y bajo ciclo de vida (se reescriben más veces estas celdas, es decir, se desgastan más rápido)

      Aunque ojalá sea error. Me conformo con que mantengan rendimiento, ya que se podría usar exclusivamente para el SO y caché, y todo lo demás volcarlo al HDD

      • Mario Fernández-Urrutia

        Si lo planteamos de otro modo no es tan malo. En un SSD de mucha capacidad la vida se incrementa exponencialmente, ya que la mayoría de las celdas no se están reescribiendo cada dos por tres. Es muy probable que esta tecnología vaya dirigida a sacar al mercado discos SSD de Tera para arriba. En cuanto al rendimiento, seguro que lo tienen ya solucionado. De cualquier modo, todo lo que sea reemplazar un disco mecánico, seguro que gana de calle y, si el precio está muy cerca…

        • Mauxx Rtg

          Creo que no comprendes la gravedad de la situación (bueno, tampoco es que sea tan grave, es cosa de perspectivas y datos)
          Al tener más bits por celda, se reescriben más veces (8 veces para ser exactos)
          Windows (cualquier SO) carga todo desde la unidad a la ram (no todo, solo componentes vitales).
          Pongamos que cada proceso que carga es un bit, sacar 8 procesos hará que una celda se lea 8 veces.
          Hay otros archivos que van a R/W (escritura/lectura) como archivos de registro, telemetría, librerías, etc. Lo que hará que una celda sea tanto escrita como leída 16 veces

          Todo esto en un pase, recuerda que un SSD tiene altas cantidades de IOPS, por lo que se termina degradando a la larga.

          La única manera de hacerlo viable, es para cargar el SO, programas y una partición espejo para paridad (por si la cosa se pone fea)

          • Mario Fernández-Urrutia

            Entiendo perfectamente la «gravedad». Creo que el que no ha comprendido mi argumento has sido tú. Partimos de la base de que el problema son las reescrituras porque las lecturas no afectan a la vida de las celdas. Cuanto mayor es el tamaño del disco, más puede repartir esas reescrituras entre las distintas celdas del disco. Para la mayoría de los usuarios, la mayor parte de los datos grabados en discos grandes son «fijos», (vídeos, fotos, y documentos de todo tipo) con lo que el firmware del disco puede jugar con toda la superficie del disco e ir repartiendo entre ella los datos que se escriben con frecuencia. Dicho de otro modo, que la duración es ocho veces inferior a un SLC, sí, pero en igual tamaño. Si el disco es ocho veces más capaz, prácticamente se iguala la duración.

    • manolito74

      Te aseguro que no te arrepentirás. Se nota sobremanera en el arranque del Sistema Operativo. Lástima que todavía son carillos y si te quieres tirar a uno de 1 Tb hay que rascarse el bolsillo y uno de 500 cuando te has dado cuenta lo has llenado.

  • tidus

    Esperándolo con ganas