Apps para medir la IA: AI Benchmark + Aimark + Master Lu

Actualidad

La inteligencia artificial se ha convertido en el ‘concepto de moda’ en los últimos años. Este concepto hace referencia a una tecnología que, efectivamente, ha comenzado a desarrollarse realmente en teléfonos inteligentes en el último periodo, y especialmente en el campo de la fotografía. ¿Por qué? Porque, además de muchas otras posibilidades a su alcance, la IA o inteligencia artificial puede trabajar en el reconocimiento de ‘contenidos’ que aparezcan en una imagen, la clasificación de capturas o la optimización de estas fotografías de forma automática e inteligente.

Cada vez son más los teléfonos inteligente que cuentan con hardware y software preparado para la inteligencia artificial, pero no todos los terminales tienen las mismas capacidades. Todos los móviles incluyen una CPU y una GPU, pero no todos tienen el mismo rendimiento ¿verdad? Pues lo mismo ocurre en el ámbito de la inteligencia artificial. Y para saber qué rendimiento puede entregarnos un terminal, en relación con la IA, existen aplicaciones de benchmark que, como ocurre con la CPU o GPU, sirven como ‘stress test’ para ver con precisión sus capacidades máximas.

No, la inteligencia artificial no es ‘la misma’ en todos los teléfonos inteligentes: así se puede medir

Hay valores objetivos por los que la inteligencia artificial está un paso por delante, o por detrás, en un teléfono inteligente frente a otro. Ese dato preciso es el que se encargan de buscar las apps para medir la IA, o apps de benchmark específico de esta tecnología. Además, son varias:

AI-Benchmark

AI-Benchmark para Android lleva al dispositivo a ejecutar 9 tareas diferentes en relación con la inteligencia artificial. Reconocimiento de un objeto y clasificación de la imagen, reconocimiento facial, procesado de una imagen para deshacer el desenfoque, procesado de una imagen super ampliada para corregir las imperfecciones y mejorar su nitidez –entre otros aspectos-, y más. De esta manera, esta app para medir la IA, efectivamente es capaz de poner a trabajar al terminal en tareas de inteligencia artificial y hallar su máximo rendimiento para compararlo con cualquier otro dispositivo móvil.

En AI-Benchmark, el ranking indica que el Huawei P20 Pro es, en este sentido, el mejor smartphone que hay disponible. Está por encima, con el HiSilicon Kirin 970, con NPU, de todos los terminales con Snapdragon 845 y Galaxy S9 con su Exynos 9810. Respecto al OnePlus 6, en segunda posición, obtiene 6.397 puntos para una destacable diferencia de sus 1.875 puntos.

AImark

Y si quieres contrastar los datos, hay otra app de benchmark para medir con precisión el rendimiento de tu teléfono inteligente en tareas que corresponden a la inteligencia artificial. La segunda opción se llama AImark y funciona de una forma muy parecida: con una serie de fotografías lleva al terminal al reconocimiento y clasificación de las mismas. Aquí se tiene en cuenta no solo la velocidad con que es capaz de hacerlo el teléfono inteligente, sino también la precisión con que lleva a cabo este tipo de tareas.

¿Por qué es tan importante el rendimiento de un teléfono inteligente en la inteligencia artificial?

La evolución de los smartphones en el ámbito de la fotografía está limitada, en cierta medida, por el diseño de los propios teléfonos inteligentes. Es el grosor el que supone un ‘muro’ para el desarrollo de sensores y lentes de mayor complejidad y capacidad. Los fabricantes han apostado por dos soluciones clave en los lanzamientos más recientes: ‘multi cámara’ e inteligencia artificial.

En realidad, ambos están relacionados. La instalación de varias cámaras de diferentes prestaciones, por las especificaciones técnicas de los varios sensores y de las lentes, permite la obtención de más información. Sobre la luz, el color, la profundidad de campo y otros parámetros. Y la inteligencia artificial es crucial en un procesado de imagen de ‘nueva generación’. Con la IA se puede tomar esta información, interpretarla y actuar en consecuencia. Todo lo hace el terminal de forma automática, con la precisión y velocidad que le permita, precisamente, el rendimiento de su hardware aplicado a la inteligencia artificial.

En la actualidad, el procesado automático e inteligente de fotografías se lleva a cabo con el reconocimiento facial o reconocimiento de escena. En definitiva, el terminal será capaz de ofrecer mejores fotografías cuanto mayor sea su capacidad para interpretar qué es exactamente lo que está capturando. Pero de su rendimiento, en la inteligencia artificial, también depende que se aplique un procesado óptimo, o que los resultados finales sean inferiores.

Escrito por Carlos González

Fuente > ADSLZone