El parche KB4103721 de Windows 10 April 2018 Update está ‘cargándose’ algunos PCs

Windows 10 April 2018 Update lleva apenas unos días entre nosotros, desde que se lanzase el pasado día 30 de abril de forma oficial. Y ayer, como correspondía a ese martes, la firma de Redmond lanzó el primer parchedel Patch Tuesday-. Un parche que debería haber llegado para resolver los primeros problemas detectados con la actualización; fallos en el rendimiento de videojuegos, en la propia instalación y un largo etcétera. La sorpresa ha sido que el parche, con el código KB4103721, ha introducido nuevos problemas para algunos: hay PCs que quedan ‘brickeados’ al aplicar el parche.

No es la primera vez que le ocurre a Microsoft en un plazo de tiempo relativamente corto. Hace apenas algunos meses, cuando saltaron los problemas de seguridad relacionados con Meltdown y Spectre, la firma de Redmond tuvo que lanzar una actualización para su sistema operativo y algunos PCs con CPU AMD quedaron inutilizables por la actualización. Esta vez, por el momento no se sabe exactamente a qué ordenadores está afectando –por su configuración de hardware-. Lo que sí se sabe es que a una cantidad significativa de usuarios, el parche KB4103721 que es el primero para Windows 10 April 2018 Update, les está dejando de nuevo el ordenador inservible. Sencillamente, al aplicarlo no arranca el ordenador.

Hay ordenadores que no arrancan al aplicar el parche KB4103721 de Windows 10 April 2018 Update ¡no actualices todavía tu sistema!

Los problemas relativos a esta actualización están dejándose patentes en los foros de la comunidad de Microsoft y en Reddit, donde hay una lista cada vez más grande de problemas de Windows 10 April 2018 Update. Allí los usuarios afectados explican que se han encontrado con el ordenador inservible después de aplicar la actualización del Patch TuesdayMás concretamente, según explican, tras haberles aparecido la actualización en una notificación de Windows Update, parecía haberse aplicado de manera correcta; sin embargo, al arrancar el ordenador, de repente se queda la pantalla de color negro y no se puede utilizar.

La única solución para estos usuarios es restaurar el ordenador a un punto anterior. Habiendo hecho esto, explican los propios usuarios, entonces el ordenador se reinicia con normalidad. Ahora bien, una vez que se haya hecho esto hay que desactivar las actualizaciones automáticas. Si se aplica la actualización nuevamente, cuando ya hemos vuelto a un punto de restauración anterior, entonces nos encontraremos otra vez con la pantalla en negro.