Otro fallo de Face ID: su hijo puede desbloquear su iPhone X

Otro fallo de Face ID: su hijo puede desbloquear su iPhone X

Carlos González

El iPhone X de Apple es, sin duda, una revolución interna dentro de la compañía de Cupertino. Se acabó el botón ‘Home’, y ahora la apuesta es por un nuevo factor forma en que el frontal está completamente ocupado por la pantalla. Nada nuevo en el sector en estos términos. Sin embargo, supone una revolución completa, el iPhone X, por la tecnología Face ID para el reconocimiento facial con sensores tridimensionales. Pero no, claro que no es perfecto, y tenemos un nuevo fallo de seguridad en un vídeo.

Vamos a tener que ir acostumbrándonos a los vídeos de Face ID fallando. Porque siendo una tecnología novedosa, y con el pretexto de que Apple ha prometido que es mucho más seguro que Touch ID, no son pocos los que están ‘buscando las cosquillas’ al sistema de reconocimiento facial del iPhone X. Y la mala suerte para la firma de Cupertino es que, efectivamente, tiene ‘cosquillas’. En este último vídeo no son gemelos los que desbloquean el iPhone X del otro, y el otro del uno. Es un niño de diez años el que se pone delante del iPhone X de su madre y lo desbloquea.

¿Qué pasa, Apple, lo estamos usando mal? Face ID falla en el iPhone X

No es sarcasmo, ni ironía. En los iPhone anteriores vimos cómo Touch ID se comportaba mejor, o peor, en función de la configuración inicial del usuario. Si configurabas bien la huella era rápido y preciso, y si no la ajustabas bien daba más problemas. Pues con el iPhone X pasa exactamente lo mismo, con Face ID. El sistema de reconocimiento facial escanea una primera vez la cara, y es capaz de adaptarse a los cambios físicos: si te crece barba, por ejemplo, puede requerir el código PIN para verificar que eres tú, y actuar en consecuencia.

Si Face ID ‘falla’ y pide el código, entonces volverá a tomar datos de la nueva cara que tiene delante cuando se introduce el código. Este sistema de aprendizaje continuo lo podemos usar en contra de su precisión, claro. Es decir, poner a alguien que no somos nosotros delante del Face ID y, poniendo la clave de seguridad, indicarle que ‘sí somos nosotros’. Y en este caso madre e hijo tienen rasgos parecidos. Así que es muy probable que hayan hecho esto, y que Face ID interprete a ambas como la misma persona. O no, y simplemente falla su seguridad.