Las baterías de sodio ya son más rentables que las de litio

Ciencia

Las baterías de litio son actualmente las más utilizadas en todo el mundo en aparatos como móviles, tablets e incluso coches. Y aunque hay bastante litio en el planeta, su extracción es algo cara. Por ello, los científicos llevan años intentando encontrar una alternativa más barata, y la habrían encontrado en algo tan común como la sal.

Las baterías baratas podrían pasar a usar sal en los próximos años

La sal está en todas partes, siendo el sodio uno de los minerales más abundantes de la tierra. Además, su extracción cuesta mucho menos dinero que la del litio. Además, la sal es capaz de almacenar y transmitir carga eléctrica, siendo una grandísima opción para hacerlo a bajo coste. La única pega del sodio es que es algo más pesado que el litio.

sal

De momento, ninguna batería ha conseguido superar al litio en rendimiento en pruebas reales, pero si se quiere hacer dispositivos más baratos y asequibles, la sal es actualmente el mejor método. Por ello, un equipo de investigadores de la Universidad de Stanford ha diseñado una batería cuyo objetivo es ser lo más barata posible de fabricar a través de elementos abundantes.

El diseño usado por los investigadores utiliza un cátodo de sodio en el que los iones de sodio cargados positivamente están unidos a iones de inositol cargados negativamente y a un ánodo de fósforo. Los investigadores estudiaron la interacción de estos elementos a nivel atómico, observando cómo los iones de sodio se unen y separan del cátodo para mejorar el ciclo de carga y descarga.

Se necesitan soluciones baratas para hacer frente a la demanda de electricidad

Las baterías de sodio tienen una capacidad de 484 mAh por gramo y una densidad de energía de 726 Wh por kg, siendo la eficiencia de más de un 87%. Con esto, se acercarían al rendimiento de las baterías de litio, pero costando un 80% menos que una batería de litio de capacidad similar. Si bien esto para móviles no se aplicará, para otros sitios donde el peso o el espacio no sean un problema sí que puede ser muy útil, como para países en vías de desarrollo, y en ciudades que cada vez van a demandar más electricidad.

Los investigadores van a seguir avanzando en este diseño, siendo el siguiente paso hacer pruebas con el ánodo de fósforo, que debería tener una mayor margen para sacarle más rendimiento a las baterías de sodio. Además, mirarán lo grande que deberán hacer una batería de iones de sodio para almacenar la misma cantidad de energía que una batería de litio de la misma capacidad.

Escrito por Alberto García

Fuente > NewAtlas