Crea una dirección de correo profesional en tu propio Gmail

Crea una dirección de correo profesional en tu propio Gmail

David G. Bolaños

En muchas ocasiones, la dirección de correo que tenemos en Gmail la creamos ya hace bastantes años y, si nos pilló en otra época, quizás no es todo lo seria que debería ser. Sin embargo, es la que mejor nos viene pero podemos disfrazarla como un correo profesional sin dejar de usar Gmail gracias a Nuage.

Lo cierto es que cuando vamos a una entrevista de trabajo o si somos freelance o autónomos, dar a todo el mundo nuestra cuenta de correo personal en Gmail es un fastidio. Por otra parte, crearnos una más «seria» tampoco es la solución más elegante, porque siempre llevará el @gmail.com al final, lo que le quita cierto caché.

Evidentemente, si tenemos una página web contaremos con una cuenta de correo con el dominio de la misma pero no todo el mundo cuenta con una, así que aquí es donde se pone de manifiesto la utilidad del servicio que da Nuage, una página donde podemos crear un correo electrónico totalmente profesional y que, en realidad, no es otro que nuestro Gmail pero con un aspecto mucho más interesante.

Cómo crear un correo profesional en Gmail

El proceso de creación de nuestro correo profesional para Gmail con Nuage es tremendamente sencillo. Simplemente nos damos de alta en el servicio, elegimos el correo que queremos mostrar, por ejemplo «pepe@perez.com» y se lo enviamos para la validación.

Una vez el sistema ve que no hay problemas para otorgarlo, sólo nos quedará un paso más, vincularlo a nuestra cuenta de Gmail que será a la que nos llegarán todos los que se envíen a esta nueva dirección y que también podremos usar para devolverlos.

Ojo, os avisamos que no debéis escoger este correo a la ligera porque no lo podréis cambiar después. Si queréis añadir una nueva dirección, Nuage cobra a 2 dólares por cada nuevo correo que se quiera vincular a vuestra cuenta.

nuage

El siguiente paso es… paciencia. Porque lo que ocurrirá es que entraréis en una lista de espera para que se os asigne esta nueva dirección para vuestro Gmail. No sabemos si es una espera «artificial», porque podemos escalar posiciones a base de promocionar el servicio o realmente es que hay «cola» para darse de alta en él y lleva un tiempo el proceso de crear tantos correos electrónicos. Podemos invitar a más amigos que utilizan Gmail para que se creen un correo personalizado o compartir un enlace en nuestras redes sociales como Facebook, LinkedIn o Twitter para mejorar en la lista.

Por experiencia en nuestra prueba del servicio, la verdad es que el proceso va bastante lento por lo que os indicamos que os debéis armar de paciencia. Eso sí, si conseguís que bastantes de vuestros contactos se hagan una cuenta también, es probable que subáis rápidamente en la lista.

Una vez se tiene ya el nuevo correo, aparece como una cuenta más en nuestro Gmail y podemos utilizarlo como si fuera la cuenta desde la que estamos escribiendo, con la ventaja de que nunca más tendremos que darle nuestro correo personal a quien sólo es una relación profesional.