¿Qué es Big Data y para qué puede ser de utilidad?

Escrito por David Onieva
Ciencia

Este es un término que en multitud de ocasiones, especialmente en los últimos años, escuchamos en todo tipo de conferencias y eventos tecnológicos, sin embargo es posible que muchos de vosotros aún no sepáis a lo que hace referencia.

En términos generales Big Data se refiere a todo aquello que las grandes empresas pueden o quieren saber de nosotros gracias al uso diario que hacemos con nuestra conexión a Internet. Precisamente de ahí viene su nombre, del uso de enormes cantidades de datos a los que tienen acceso las compañías con el fin de conocer la más amplia información de los internautas como les sea posible. Todos estos datos evidentemente no pueden ser tratados de manera convencional debido entre otras cosas a que los programas de procesamiento de datos convencionales no están capacitados para llevar a cabo estas tareas.

internet global

Una vez sabemos esto, el objetivo de las diferentes empresas que emplean este tipo de tácticas de conocimiento global, no es otro que el de, una vez correctamente analizada la información de la que disponen, poder tomar una serie de decisiones con respecto a los internautas que repercutan en forma de beneficios para sus arcas. Estas acciones se pueden llevar a la práctica ya sea en tiempo real o a corto y a largo plazo, todo dependerá del ámbito en el que se mueva la compañía.

Beneficios para las empresas

De este modo las empresas que tienen acceso a esta enorme cantidad de información deben saber interpretarla y, a partir de los mismos, conocer las necesidades, los gustos o los productos y servicios que los usuarios reclaman para poder anticiparse con respecto a la competencia. Todo esto lo registran a través de las páginas que visitamos, los perfiles de usuario que creamos, los datos que compartimos, los portales a los que más habitualmente accedemos, las cuentas sobre las interactuamos en las redes sociales, etc. Por todo ello resulta evidente que la información que todo esto genera es enorme, de ahí la complejidad de su tratamiento, pero del mismo modo la gran utilidad que puede aportar a las empresas.

Tengamos en cuenta que la información en la actualidad se ha convertido en uno de los elementos con mayor relevancia en multitud de ámbitos, incluido el empresarial, por descontado. Y es que utilizando de modo correcto los datos proporcionados por Big Data, estas compañías pueden saber casi todo lo relativo a nuestra persona y anticiparse a nuestras necesidades. Por ejemplo sabrán si trabajamos, estamos en el paro o estamos a punto de estarlo, nuestro estado de ánimo personal, nuestro nivel de estudios, estado de salud, gustos literarios o de cine, preferencias sexuales, tallas de ropa, sitios a los que nos gustaría viajar, etc.

Relacionado: Telefónica presenta su plan hasta 2020: Conexiones excelentes y foco en el cliente

Por todo ello, gracias a toda esta información personal que se mueve a través de Internet y, cómo no, a Google, las compañías nunca han tenido más fácil conocer las preferencias de sus potenciales clientes. Por ejemplo, las empresas gracias a Big Data pueden saber en qué preciso momento estamos con predisposición de comprar un determinado producto, ya sea en tiendas físicas o a través de la Red, por lo que deben intentar anticiparse a nuestra elección final ofreciéndonos sus servicios. Pero claro, no todo son datos y más datos que se van acumulando en servidores, sino que detrás de todo esto tiene que haber alguien que sepa interpretarlos de manera correcta, lo que se llama el factor humano.

Aún tenemos mucho que aprender

Y es que eso es lo realmente complicado de todo el entramado que denominamos como Big Data, saber «leer» toda esa información para posteriormente sacarla provecho por medio de determinados algoritmos que tendrán que desarrollar los programadores. Quizá en un futuro no demasiado lejano toda esta información sea aún más provechosa de lo que en realidad lo es a día de hoy. De hecho según recientes estudios, el 96% de las empresas que utilizan estos datos para sus campañas de marketing están fracasando en gran medida, mientras que tan solo el 4% los utiliza correctamente; todo ello debido a errores en la interpretación.

analisis big data

Entre sus usos actuales podemos destacar los anuncios personalizados que nos presentan portales de comercio on-line como Amazon o eBay, pero más a ciencia ficción es el uso que se le está dando a esta tecnología para la predicción de crímenes. Esto último se está empezando a estudiar en base a los datos que generan nuestros dispositivos móviles. El proceso es lento y complejo, pero se tienen en cuenta estadísticas criminales, demografía de la zona, información personal de los dueños, etc. Con todos esos datos se ha generado un algoritmo a modo de pruebas con el que inicialmente se logró un 62% de de acierto en una área que se consideró propicia a convertirse en escenario criminal. Más tarde esta cifra se aumentó hasta el 70% con diversas mejoras sobre el mencionado algoritmo; evidentemente aún queda mucho camino por recorrer.

De lo que no hay duda es de que en los años venideros Big Data tendrá una especial importancia en nuestra vida diaria, más cuando algunos detalles sobre el uso y tratamiento de la información se vayan afinando por parte de las empresas de todo tipo de ámbitos.

Quizá te interese:

Edge continúa con problemas de seguridad en Windows 10 pese a su actualización

¿Pagarías por navegar de forma anónima?

¿Corre peligro la publicidad en los sitios con contenidos pirata?

Fuente > ADSLZone