Vodafone cobrará 1 euro al mes por el servicio de identificación de llamadas

Vodafone cobrará 1 euro al mes por el servicio de identificación de llamadas

Carlos González

El operador de telecomunicaciones británico Vodafone ha anunciado a sus actuales clientes, a través de la factura mensual de cobro, de que a partir del mes de febrero comenzará a cobrar 1 euro al mes por el servicio de identificación de llamadas. Ya han llegado las primeras protestas tras la medida tomada por la compañía para mejorar sus ingresos.

Comenzando este año 2015, el operador de telecomunicaciones británico ya ha mostrado sus cartas a los actuales clientes de líneas fijas con nuevas tarifas Vodafone. Según les ha anunciado a través de la factura mensual, a partir del próximo mes de febrero,  comenzará a cobrarles 1 euro en concepto de «prestación del servicio de identificación de llamadas», un servicio que hasta la fecha ha venido siendo completamente gratuito. Pero no es el primer caso en el que se da una situación de este tipo, sino que ya en el año 2008 Telefónica aplicó la misma medida, aunque cobrando 50 céntimos por la prestación de dicho servicio.

Hace 7 años desde que Telefónica tomase la misma iniciativa con el servicio de identificación de llamadas para líneas fijas, lo que les llevó el pasado año 2014 a recibir, por parte de la Audiencia Provincial de Cantabria, acusaciones que apuntaban hacia el cobro de la prestación del servicio de identificación de llamadas como «una medida abusiva». En este mismo sentido, la Audiencia Provincial de Cantabria ya recordó que según la Ley de Defensa de los Consumidores, para llevar a cabo este tipo de prácticas el operador de telecomunicaciones debería cumplir con que los usuarios ofrezcan su consentimiento de forma inequívoca.

Los usuarios de líneas fijas del operador de telecomunicaciones británico Vodafone, sin embargo, tan solo han recibido la notificación que les alerta del cobro de este servicio comenzando desde el próximo mes de febrero, pero ningún tipo de solicitud o consulta para continuar con la prestación del servicio. Por lo tanto, no sólo es comprensible el descontento de los usuarios que ya se han dado cuenta de la modificación en el plan de cobro, sino que habrá que ver cómo reaccionan los organismos reguladores ante esta medida recientemente tomada por el operador. En cualquier caso, a priori se plantea como una medida que busca mejorar los ingresos de la compañía, mientras que el mismo efecto se podría alcanzar por vías más «amables» hacia el consumidor.