La nueva LPI y la tasa Google nos convierten de nuevo en vergüenza mundial

Comienzan a llegar las críticas a la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual aprobada ayer en el Congreso de los Diputados. Fuera de nuestras fronteras, la prensa internacional informa de la noticia con estupor y se preguntan por las consecuencias que tendrá la drástica medida tomada en nuestro país.

Tras la aprobación definitiva de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) llevada a cabo ayer en el Congreso de los Diputados con los únicos votos a favor del Partido Popular y con prácticamente la totalidad de la oposición oponiéndose a una medida que ha sido recibida dentro y fuera de nuestras fronteras con muchas críticas. Precisamente en nuestro país, la página de AEDE fue hackeada ayer por Anonymus como protesta por el cambio en la legislación.

Las consecuencias que tendrá a partir de su entrada en vigor el próximo 1 de enero de 2015 ya  las conocemos. Un endurecimiento de las sanciones económicas por piratería que pueden llegar hasta los 600.000 euros y que sin duda  traerá mucha cola. Pero sin duda la medida incluida en la reforma que más polvareda está levantando es la introducción del canon AEDE o la popularmente conocida como “tasa Google”, que provocará que los agregadores de noticias de Internet como Google News o Menéame deban pagar un canon por referenciar a los textos de los editores de prensa del país.

google

En el articulado se recoge que “la puesta a disposición del público por parte de prestadores de servicios electrónicos de agregación de contenidos de fragmentos no significativos de contenidos, divulgados en publicaciones periódicas o en sitios Web de actualización periódica y que tengan una finalidad informativa, de creación de opinión pública o de entretenimiento, no requerirá autorización, sin perjuicio del derecho del editor o, en su caso, de otros titulares de derechos a percibir una compensación equitativa. Este derecho será irrenunciable.”

Llegan las primeras reacciones internacionales

Desde fuera de nuestro país las primeras reacciones a la tasa Google no se han hecho esperar y The New York Times se hace eco de la confusión generada por la ley al no especificarse realmente quien debe pagar ni cuánto.  La web Engadget también se ha hecho eco de la noticia y pone el foco sobre Google a quien no creen que le haya sentado muy bien la aprobación de la nueva normativa, además el portal opina que no es únicamente un paso atrás para la propia compañía de Mountain View, sino que también lo es para el conjunto de Internet. En otras latitudes también ha calado la vergonzosa ley que entrará en vigor el próximo año, ya que hasta medios tan lejanos a nuestro país como el Bangkok Post se preguntan qué camino tomará Google con su negocio en España. Otros medios asiáticos como The Rakyat Post hablan directamente de “bofetada a Google”.

¿Qué postura tomará Google?

De momento la propia Google ya ha sembrado el germen de la duda al pronunciarse ayer mismo tras conocerse la noticia de la aprobación definitiva de la reforma de la LPI. La compañía no ha dudado en calificar de decepción la medida, mientras que ya han anunciado que valorarán sus opciones en el marco de la nueva regulación.

Alemania ya vivió hace poco un episodio turbulento respecto a la batalla de los agregadores de noticias de Internet y las asociaciones de editores, donde tras implantarse una medida similar, algunos de los editores comenzaron a arrepentirse de la implantación de la misma tras observar un impacto negativo en el tráfico de sus páginas web. El asunto parece que aún traerá mucha cola.