El Gobierno defiende un mercado consolidado con pocos operadores

El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha valorado de forma positiva la noticia de la oferta de compra de Orange sobre Jazztel. El Gobierno considera clave para el desarrollo del sector, que el mercado se consolide con un menor número de operadores pero más potentes.

Aunque tan solo han pasado unas horas desde que hemos conocido la noticia de la oferta de compra de la operadora Orange sobre Jazztel, las primeras valoraciones sobre la operación comienzan a llegar desde diferentes puntos del sector. Uno de los agentes más importantes en este entramado es la figura del Gobierno de España, y José Manuel Soria, ministro de Industria, Energía y Turismo ya ha expresado cual es la postura del Ejecutivo ante esta noticia.

Según ha declarado a los medios, Soria considera el movimiento como una noticia positiva ya que según su opinión, una mayor integración del sector de las telecomunicaciones en España, redundará en un mayor beneficio para los usuarios. Con este movimiento, el ministro considera que se cumplirán los desafíos de inversión que requiere el sector ya que para llevar a cabo estos proyectos, es necesario que los distintos grupos de telecomunicaciones tengan la capacidad económica y el potencial suficientes para cumplirlos. José Manuel Soria ha vuelto a hacer hincapié en la enorme brecha existente entre el mercado europeo de telecomunicaciones, con más de un centenar de operadores y otros mercados de potencial equiparable como son Estados Unidos o China, donde el número de compañías de telecomunicaciones apenas alcanza la decena. Un sector menos denso pero más fuerte será capaz de ofrecer mejores servicios a los consumidores, por lo que la consolidación  del sector ha de continuar tanto en España como en Europa. Movistar, Vodafone y Orange aumentarían más su dominio sobre el sector y complicarían mucho la existencia de las pequeñas operadores independientes.

telecomunicaciones

Algunos usuarios no comparten el optimismo del Gobierno

Pese a las valoraciones positivas que ha hecho el Ejecutivo,  muchos usuarios no comparten el punto de visto del ministro Soria, al considerar que este tipo de operaciones de fusión provocan que la oferta del mercado se reduzca. Este hecho puede suponer un encarecimiento del precio final del servicio que reciben los usuarios y una merma en la calidad en el trato que reciben por parte de su proveedor de servicios de telecomunicaciones. Lo cierto es que la irrupción de las OMV en el mercado español supuso el inicio de una guerra de precios entre estas compañías y las grandes telecos que ha tenido en el consumidor final al mayor beneficiado, ya que gracias a la aparición de cuotas más competitivas, y paquetes de ofertas convergentes, han podido disfrutar de muchos más servicios a mejor precio.